La marihuana proviene de la planta Cannabis Sativa y es originaria de Asia. ¿Sabías que se lleva usando desde hace años para elaborar fibra textil? Sí, aparte del uso que todos sabemos de ella, hay muchos otros y uno de ellos es éste. Lo que nosotros conocemos como como ‘marihuana’ es en realidad la flor de esta planta.

Algunas personas fuman marihuana en cigarrillos liados a mano llamados porros; en pipas, pipas de agua (algunas veces llamados bongs). La marihuana también se puede usar para preparar té y, particularmente cuando se vende o consume con fines medicinales, con frecuencia se mezcla en alimentos como brownies, galletas o dulces.

Los vaporizadores también se utilizan cada vez más para consumir marihuana. Las formas más fuertes de marihuana incluyen sinsemilla (de plantas femeninas especialmente cuidadas) y resinas concentradas que contienen altas dosis de ingredientes activos de marihuana, incluyendo el aceite de hachís (similar a la miel). Estas resinas son cada vez más populares entre aquellos que las usan tanto recreativa como medicinalmente.

La marihuana y sus efectos

Los ‘efectos’ de la marihuana aparecen entre los diez y treinta minutos después de fumar y pueden llegar a durar hasta dos o tres horas. Pese a que fumarla en grandes cantidades puede llegar a provocar daños importantes, se asegura que, en pequeñas cantidades, puede llevar al individuo a un estado de relajación mental muy satisfactorio.

Uso medicinal

Es más, en diversos lugares del mundo es legal y funciona para diversos casos.

  • Ayuda a tratar las migrañas.
  • Puede retrasar el crecimiento de tumores.
  • Rebaja los síntomas de las enfermedades crónicas.
  • Puede llegar a prevenir el alzhéimer.
  • Puede ayudar a bajar la presión ocular y tratar el glaucoma.
  • Es un potente relajante muscular.
  • Rebaja los efectos neurológicos y los espasmos causados en la esclerosis múltiple.
  • Alivia los dolores menstruales.
  • Funciona en el síndrome de Tourrette ayudando a rebajar los episodios.

Con todos estos puntos positivos, es de entender que haya muchas personas que no entiendan por qué la marihuana no podría comercializarse de forma legal en España, siempre y cuando estuviera bajo prescripción de un médico. Tal vez el problema venga de la adicción que puede llegar a generar y que, seamos sinceros, los peligros para la salud que puede llegar a tener.

La marihuana tiene en su interior toxinas y químicos que no son buenos para el organismo y que, en su mayoría, son muy parecidos al del tabaco. De hecho, los sistemas pulmonares y reproductivos pueden verse afectados y las paranoias pueden hacer acto de presencia. También existen estudios que demuestran que crece mucho el ritmo cardíaco y la presión sanguínea.

A pesar de ello, un consumo responsable y, repetimos, siempre bajo prescripción médica, podría llegar a ser positivo para el individuo que tenga alguna de las enfermedades o dolores mencionados anteriormente.

Si quieres saber mucho más sobre el tema y conocer todos los secretos del cannabis, te recomendamos el blog de https://bobgrow.com/blog/ donde aportan información muy valiosa e interesante sobre el cannabis.

La marihuana: Efectos y sus posibles usos medicinales
Vota este artículo