Qué es la disgrafia?

La disgrafía se define, de acuerdo con el DSMIV como: la discrepancia entre las habilidades para escribir y la edad cuando causa interferencia con las actividades de la vida cotidiana para las que se requiere la escritura.

Tipos de disgrafía

Se presenta en tres subtipos, que pueden aparecer juntos o aislados según los mecanismos neurológicos implicados:

  • Disgrafía basada en el lenguaje: es una dificultad para construir correctamente las palabras escritas. Para escribir se parte de un fonema para construir el grafema. Se trata por tanto del mismo proceso que se realiza en la lectura pero en el camino contrario. Este proceso está muy vinculado a la dislexia.
  • Disgrafía de ejecución motora: se refiere a la habilidad de motricidad fina necesaria para escribir manualmente. Es un trastorno puramente motor, no relacionado directamente con los mecanismos lectores. Ya que pueden haber dificultades práxicas la planificación ya la programación de maniobras motoras complejas, además de la mala letra pueden presentar errores ortográficos.
  • Disgrafía visoespacial: se refiere a una baja habilidad visoespacial, deficiente ubicación y distribución en el papel de la escritura, dificultad para acertar correctamente en las separaciones de las palabras. También omite letras y tiene una especial dificultad en prever el final de la línea y de la página y de respetar los márgenes. Son niños que hacen mala letra y además pocas habilidades para el dibujo.

que-es-disgrafia

Tratamiento para la disgrafía

El tratamiento tiene por objetivo recuperar la coordinación global y manual, y la adquisición del esquema corporal; rehabilitar la percepción y la atención gráfica; estimular la coordinación visomotora, mejorando el proceso visomotor; educar y corregir la ejecución de los movimientos básicos que intervienen en la escritura (rectas, ondas …) así como tener en cuenta conceptos como: presión, freno, fluidez, etc .; mejorar la ejecución de cada uno de los gestos que intervienen en la escritura, es decir, de cada una de las letras; mejorar la fluidez escritora; corregir la postura del cuerpo, de los dedos, de la mano y del brazo, y velar por la posición del papel.

El tratamiento de la disgrafía engloba diferentes áreas y actividades que muchas de ellas pueden ser creadas por el educador, ya que puede tener un registro de los errores que hace el niño o niña.

  • Psicomotricidad global y psicomotricidad fina: que el niño se dé cuenta cuáles son las posiciones adecuadas.
  • Percepción: trabajar la orientación rítmica temporal, la atención, la confusión figura-fondo, reproducción de modelos visuales.
  • Visomotricitat: Coordinación visomotora, mejorar los procesos visomotora haciendo actividades como el perforado con punzón, recortar con tijeras, trinchar papel, trepar, moldear con plastilina, pintar y colorear modelos.
  • Grafomotricidad: educar y corregir los movimientos básicos que intervienen en la escritura, estimular los movimientos básicos de las letras (rectilíneos, ondulados, bucles, círculos …) y tener en cuenta conceptos como la presión, el freno y la fluidez.
  • Grafoesciptura: mejorar la ejecución de las direccionalidades que intervienen en la escritura, ejercitación de caligrafía.
  • Perfeccionamiento escritor: mejorar la fluidez escritora, corrigiendo errores, unión de letras y palabras, inclinación de letras, trabajar con cuadrículas.
    Ejercicios de relajación.
La disgrafía
Vota este artículo