Tratamiento para la insuficiencia cardiaca

La insuficiencia cardiaca es un trastorno en el que un problema con la estructura o función del corazón en detrimento de su capacidad de suministrar el flujo de sangre suficiente para satisfacer las necesidades del cuerpo. La frase es a menudo erróneamente utilizada para describir otras enfermedades cardiacas relacionadas, tales como el infarto de miocardio (ataque cardiaco) o un paro cardíaco.

Las causas comunes de insuficiencia cardíaca son el infarto de miocardio y otras formas de enfermedad isquémica del corazón, hipertensión arterial, enfermedad valvular cardíaca y miocardiopatía. La insuficiencia cardíaca puede causar una gran variedad de síntomas tales como falta de aire (generalmente peor que está puesto, que es llamado ortopnea), tos, hinchazón de tobillos y la capacidad de ejercicio reducida. La insuficiencia cardíaca es a menudo infra-diagnosticada debido a la falta de una definición universalmente aceptada y desafíos en el diagnóstico definitivo. El tratamiento habitualmente consiste en medidas de estilo de vida (como la disminución de la ingesta de sal) y los medicamentos, y, a veces dispositivos o incluso cirugía.

sintomas-insuficiencia-cardiaca
Síntomas de insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca es una situación común, costosa, incapacitante y mortal. En los países en desarrollo, alrededor del 2% de los adultos sufren de insuficiencia cardíaca, pero en los mayores de 65 años, esto aumenta a 10.6%. Sobre todo a causa de los costes de hospitalización, se asocia con un alto gasto en salud, los costos se han estimado en el 2% del presupuesto total del National Health Service en el Reino Unido, y más de $ 35 mil millones a los Unido Estados Unidos . La insuficiencia cardíaca se asocia con una reducción significativa de la salud física y mental, y por tanto de una notable disminución de la calidad de vida. Con la excepción de la insuficiencia cardíaca causada por condiciones reversibles, la situación tiende a empeorar con el tiempo. Aunque algunos pacientes sobreviven durante muchos años, progresión de la enfermedad se asocia con una tasa general de mortalidad anual del 10%.

Síntomas de insuficiencia cardíaca

Qué encontrarás en este artículo?

Los síntomas de insuficiencia cardíaca dependen del tipo de insuficiencia cardíaca que se sufre. La insuficiencia cardiaca se clasifica según el lado afectado del corazón y también según su gravedad.

El corazón puede dividirse en dos lados, el derecho y el izquierdo. Cada lado está formado por dos cavidades: la aurícula y el ventrículo. Las aurículas reciben la sangre de las venas y los ventrículos lo expulsan del corazón hacia las arterias, que la distribuyen por el cuerpo. El lado derecho del corazón recibe la sangre utilizada por el organismo y la envía a los pulmones, donde se oxigena. El lado izquierdo del corazón recibe la sangre oxigenada de los pulmones y la envía al resto del organismo.

Si el lado del corazón afectado es el derecho se padece insuficiencia cardiaca derecha. Sus síntomas principales son: hinchazón de tobillos y abdomen, molestias digestivas, disminución del número de micciones y de la cantidad de orina, y uñas y labios ligeramente azulados. Muchas veces el lado derecho del corazón queda afectado de forma secundaria por la enfermedad del lado izquierdo.

Si el lado afectado es el izquierdo se padece insuficiencia cardíaca izquierda, que se manifiesta con dificultad para respirar, tos, expectoración rosada, cansancio exagerado, etc. Puede ser también que ambos lados del corazón estén afectados.

Diagnóstico

El diagnóstico de insuficiencia cardíaca se suele establecer cuando aparecen algunos de los síntomas o signos descritos anteriormente. Sin embargo, puede ser necesario hacer algunas exploraciones, que ayudan a determinar cómo funciona el corazón y como este funcionamiento repercute en el organismo. Entre estas pruebas puede haber una analítica general, una radiografía de tórax y un electrocardiograma. También suele ser conveniente someterse a una ecocardiografía (prueba que determina las estructuras y el movimiento del corazón). En casos especiales puede ser necesario realizar una prueba de esfuerzo o una angiografía o cateterismo (por vía venosa o arterial se introduce un líquido o contraste que, mediante rayos X, muestra el recorrido de la sangre por las venas, las arterias o las cavidades del corazón).

Tratamiento para la insuficiencia cardíaca

En primer lugar hay que saber que, aunque la mayoría de veces la insuficiencia cardíaca no se puede curar como tal, sí se puede tratar de forma efectiva, de manera que se pueden mejorar los síntomas y la calidad de vida, así como ralentizar la progresión de la enfermedad y así mejorar el pronóstico.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta que el tratamiento no consiste solamente en “algún fármaco” que receta el médico, sino que hay que integrar toda una serie de actitudes y comportamientos junto al hecho de tomar correctamente la medicación prescrita, de por lo que los enfermos y su familia entran a formar parte de la estrategia terapéutica de la enfermedad.

Medicación

La medicación está diseñada para disminuir la fatiga física y mejorar la respiración y la irrigación de los tejidos. Por otra parte, hay fármacos que pueden ayudar a prevenir o disminuir la progresión y el empeoramiento de la enfermedad. El tratamiento es diferente para cada persona. El tratamiento farmacológico sólo es efectivo si se toma de forma correcta. Variar las dosis, no seguir la prescripción médica, tomar más o menos cantidad de pastillas, dejar de tomar la medicación a causa de un resfriado o de cualquier otra patología, etc., puede agravar la enfermedad.

Cirugía

Aunque en la mayoría de los casos la insuficiencia cardiaca tiene un tratamiento exclusivamente médico, según la causa que la produzca los cardiólogos pueden proponer un procedimiento quirúrgico (operación) o de revascularización (por ejemplo, una angioplastia o dilatación de arteria coronaria ). Estos procedimientos van encaminados a tratar la enfermedad principal que se sufre, pero, al hacerlo, pueden mejorar o incluso hacer desaparecer los síntomas.

Algunos enfermos con insuficiencia cardiaca, si cumplen unas características determinadas, pueden beneficiarse de la implantación de un marcapasos especial, con capacidad de volver a sincronizar la actividad eléctrica y mecánica del corazón.

También hay enfermos que pueden necesitar la implantación de un dispositivo desfibrilador, que es un tipo de marcapasos con capacidad para producir descargas eléctricas que puede solucionar ciertas arritmias cardíacas. No todos los enfermos se benefician de estos procedimientos especiales. En casos muy excepcionales, la última opción terapéutica puede ser el trasplante cardíaco, tratamiento que sólo se lleva a cabo en centros muy especializados y que requiere un seguimiento muy complejo.

Tratamiento para la insuficiencia cardiaca
Vota este artículo