Inicio Tratamientos para Enfermedades Enfermedades vasculares y del corazon

Enfermedades vasculares y del corazon

Las enfermedades cardiovasculares son todas aquellas enfermedades que afectan al corazón o los vasos sanguíneos (arterias y venas). Cada año causan más de 12 millones de muertes en todo el mundo (es entonces, la causa de muerte principal en gran parte del mundo). Las más frecuentes son:

  • Hipertensión arterial
  • Arteriosclerosis
  • Cardiopatía isquémica: angina de pecho e infarto de miocardio
  • Accidente cerebrovascular o ictus
Otros son: aneurisma aórtico, cardiomiopatía, fibrilación auricular, enfermedades cardíacas congénitas, valvulopatías, endocarditis y enfermedad arterial periférica.

Prevención

Actualmente las medidas para prevenir las enfermedades cardiovasculares incluyen:
  • Una dieta baja en grasas, y alta en fibra incluyendo grana entera y frutas y verduras. Cinco porciones al día reduce el riesgo en un 25%. Dejar de fumar y evitar ser un fumador pasivo.
  • Limitar el consumo de alcohol a los límites diarios recomendados; el consumo de 1-2 UBE (unidades de bebida estándar) por día puede reducir el riesgo en un 30%. Así, el consumo excesivo de alcohol aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • Presiones sanguíneas más bajas, si están elevadas.
  • Disminuir la grasa corporal en caso de sobrepeso u obesidad.
  • Aumentar la actividad diaria a 30 minutos de ejercicio vigoroso por día al menos cinco veces por semana;
  • Reducir el consumo de azúcar.
  • Disminuir el estrés psicosocial. Esta medida puede ser complicada por las definiciones imprecisas de lo que constituyen las intervenciones psicosociales. La isquemia miocárdica inducida por el estrés mental se asocia con un mayor riesgo de problemas cardíacos en los pacientes con enfermedad cardíaca previa. Un estrés emocional y físico severos llevan a una forma de disfunción cardíaca conocida como síndrome de Takotsubo en algunas personas. El estrés, sin embargo, juega un papel relativamente menor en la hipertensión. Las terapias específicas de relajación tienen un beneficio claro.
Para los adultos sin diagnóstico conocido de hipertensión, diabetes, hiperlipidemia, o enfermedad cardiovascular, el asesoramiento rutinario para mejorar su dieta y aumentar su actividad física no se ha encontrado que modifique significativamente sus hábitos, y por tanto no se recomienda. [15] No está claro si el cuidado dental en las personas que tengan periodontitis afecte el riesgo de enfermedad cardiovascular. El beneficio del ejercicio en los que tienen alto riesgo de enfermedades del corazón todavía no ha sido bien estudiado (a fecha de 2014).