¿Síntomas de alergia? – Tratamientos para alérgicos

La alergia es una sensibilidad exagerada, que tiene el organismo de algunas personas frente a algunas sustancias que nos encontramos en la vida diaria llamadas alérgenos y, que para otras personas, son inofensivas.

Cuando se inhalan, se tocan o se ingieren estas sustancias, producen en las personas sensibles una serie de síntomas características y una reacción por parte del sistema inmunológico debido a la producción de una cantidad exagerada de anticuerpos en el organismo. Estos síntomas de alergia consisten en reacciones inflamatorias de la piel y mucosas.

sintomas-alergia-tratamiento
Síntomas de alergia

Tipo de alérgenos

  • Inhaladores o aeroalérgenos: polen, ácaros, epitelios de animales …
  • Alimentarios: proteína de la leche de vaca, huevos, fruta, frutos secos …
  • Fármacos: antibióticos, antiinflamatorios, anestésicos …
  • De contacto: níquel, cromo, perfumes, látex …
  • Ocupacionales o laborales: látex, harina de trigo …
  • Veneno de insectos: abejas, avispas, mosquitos …

Es importante destacar que una persona no nace con una alergia específica pero tiene una predisposición genética. En función de los factores ambientales, la persona se vuelve alérgica a determinadas sustancias, siendo capaz de producir una respuesta inmunológica de hipersensibilidad y posteriormente alergia.

Síntomas de alergia

Los síntomas de alergia se presentan según el tipo:

Conjuntivitis alérgica

Afecta a los ojos cuando se entra en contacto con algún alérgeno, por lo que hay una inflamación de la conjuntiva de los ojos produciendo secreción de lágrimas y abundantes legañas.

Rinitis alérgica

Es la enfermedad alérgica más frecuente y afecta al 25-30% de los países desarrollados. Produce estornudos, picazón, congestión nasal y secreción acuosa. Muchas veces coexiste con la conjuntivitis alérgica y también puede asociarse al asma alérgico. Puede clasificarse en función de su severidad en leve, moderada o grave. También en función de sus manifestaciones, en intermitente o persistente.

Urticaria

Es una enfermedad cutánea que se manifiesta con lesiones en la piel en forma de habas que pican y que pueden ser de medida, forma, color y localización variables. Normalmente estas lesiones no duran más de 24 horas, aunque pueden volver a aparecer una y otra vez. Esta enfermedad a veces puede afectar a las partes más profundas de la piel, apareciendo inflamaciones que son frecuentemente a labios y párpados. Las causas más habituales son por picaduras de insecto, alimentarias, medicamentosas o parasitarias. A veces puede cursar de forma aguda con una duración de unos días, o subagudo y crónico con una duración de más de 6 semanas.

Dermatitis atópica o eczema atópico

Afecta normalmente a los niños desde la lactancia, pero también a los jóvenes y adultos. Una de las características principales es la sequedad cutánea que produce picor intenso e induce a rascarse hasta hacerse pequeñas lesiones y enrojecimiento, esto es el eczema. También, como otras enfermedades alérgicas, puede cursar de forma crónica y asociarse a otras enfermedades alérgicas respiratorias o alimentarias.

Dermatitis alérgica de contacto

Se produce la alergia en contactar con alérgenos como níquel o látex. Produce picor y descamación derivando al eczema. Puede ser crónico y desarrollarse de manera leve, moderada o grave.

Alergia alimentaria

En este caso los alérgenos son los alimentos que se ingieren que provocan hipersensibilidad. Se manifiesta clínicamente con hinchazón normalmente en los labios y boca (síndrome de alergia oral); a veces pueden cursar con manifestaciones digestivas (Vómitos, diarreas, dolor abdominal) o cutáneas (dermatitis atópica o urticaria). Los casos más graves pueden producir anafilaxia. Los alimentos más frecuentes en la edad pediátrica son la leche y huevos, mientras que en la edad adulta, son los frutos secos, algunas frutas y los crustáceos.

Anafilaxia

Es la enfermedad alérgica más grave. Cursa con una hipersensibilidad generalizada a nivel sistémico, de aparición rápida y aguda, que puede comprometer la vida. Hay una urticaria generalizada que implica a órganos vitales y provoca hipotensión, disnea y pérdida de conocimiento. En los casos graves si no se administra un tratamiento adecuado, puede ser mortal.

Diagnóstico

En primer lugar habrá que hacer una buena Historia clínica y la exploración física adecuada de la persona. Se podrán efectuar alguna de las siguientes pruebas:

Pruebas cutáneas o Prick Test

Consisten en hacer una pequeña punción con una aguja fina y depositar sobre ella una gota del alérgeno sospechoso, seguidamente se podrá comprobar hay reacción cutánea con la aparición de una haba que se medirá para valorar si la reacción es positiva o no.

Pruebas Epicutáneas o del Test del parche

Son pruebas cutáneas del tipo contacto. Se deposita sobre la piel papel reactivo cubierto con el alérgeno sospechoso, mezclado con vaselina, y se contacto con la piel de 24 a 48 horas. Se mide la reacción cutánea.

Pruebas de laboratorio

Se determinan las IgE, inmunoglobulinas total y específica, en frente de algunos alérgenos, alimentarios, medicamentosos, parasitarios, etc. Las pruebas de laboratorio permiten determinar marcadores de la activación de células inflamatorias participantes en las enfermedades alérgicas. Algunos de estos marcadores se pueden determinar en diferentes sustancias orgánicas.

Pruebas intradérmicas

Consisten en inyectar el alérgeno en la segunda capa de la piel con una aguja muy fina. Esta prueba sólo se realiza en pacientes que se sospecha que no tendrán suficiente sensibilidad con una prueba cutánea. El proceso consiste en esperar la reacción al cabo de 15-20 minutos.

Pruebas de provocación

O pruebas de exposición, consisten en exponer a la persona con la sustancia sospechosa bajo circunstancias controladas. Normalmente se hace por el estudio de reacciones alérgicas a alimentos o medicamentos. Normalmente se requiere ingreso hospitalario. Estas pruebas se hacen inyectando la sustancia por vía subcutánea, intramuscular o endovenosa, por ingesta e inhalación. En todo momento el paciente estará controlado por un equipo entrenado por hay cualquier reacción adversa, poder actuar de forma rápida y consecuente.

Pruebas de capacidad respiratoria

Hay muchas enfermedades alérgicas que derivan en problemas respiratorios como el asma. Existen pruebas de estudio de la función respiratoria como la espirometría: prueba que mide la cantidad de aire que se inspira y espira de forma forzada y lo relaciona con los tiempos que se utiliza en realizar estas maniobras.

Tratamiento de las enfermedades alérgicas

Los antihistamínicos

Son un grupo de fármacos que inhiben los efectos de la histamina, que es una sustancia presente en todos los tejidos del organismo, causando de muchos procesos fisiológicos: desde las reacciones alérgicas, hasta las secreciones ácidas del estómago. Los antihistamínicos se usan en enfermedades alérgicas como la rinitis, urticaria, y el control de picores y escozor ocular. Es un medicamento sintomático, es decir, que logran contrarrestar los síntomas de las enfermedades alérgicas.

Los broncodilatadores

Se utilizan para dilatar los bronquios que, debido a la alergia, sufren una constricción y causan dificultad para respirar, es lo que llamamos asma. Los broncodilatadores se utilizan para inhalación.

Los corticoides

Incluyen la hormona esteroide que actúa como antiinflamatorio y inmunosupresor. Este tratamiento tiene muchos efectos secundarios como: el aumento de la glucemia, el incremento de la pérdida de calcio y fósforo de los huesos, el favorecimiento o reactivación de infecciones como la tuberculosis o infecciones víricas, la aparición de estrías en la piel y el aumento de la presión intraocular.

Las vacunas

Las vacunas sirven para disminuir la hipersensibilidad de las sustancias que provocan la reacción alérgica. El tratamiento con vacunas consiste en administrar de manera repetida los alérgenos hasta conseguir que sean tolerados. Las vacunas pueden producir la disminución de los síntomas o curarlos al finalizar el tratamiento. Las vacunas se administran a aquellas personas que tienen diagnosticada una enfermedad alérgica e identificado el causante.

Otros tratamientos

Por ejemplo: evitar el contacto con los propios alérgenos, en los casos más agudos la administración de adrenalina o las gotas nasales para descongestionar.

¿Síntomas de alergia? – Tratamientos para alérgicos
Vota este artículo