Síntomas de resfriado y tratamiento

El resfriado, o constipado, es una afección catarral de las vías respiratorias altas, de naturaleza vírica, bacteriana o alérgica, favorecida por efecto del frío o de la humedad. Afecta a una o más mucosas y se caracteriza especialmente por la fluxió o destilación que ataca la nariz, la boca o el pecho. Produce una hipertermia moderada, escalofríos y malestar general. En la mayor parte de los casos el agente patógeno es un virus (rinovirus, mixovirus, adenovirus, virus sincitial respiratorio, picornavirus). También recibe los nombres de resfriado común y rinitis aguda.

Habitualmente es una enfermedad infecciosa viral leve del sistema respiratorio superior (nariz y garganta). Sus síntomas, con más detalle, son eixavuiros, secreción nasal, goteo o congestión nasal -a menudo todos a la vez o uno en cada fundición nasal-, picor, dolor de garganta, tos, dolor de cabeza y una sensación de malestar general.

Es una de las enfermedades más comunes para la que actualmente no hay cura conocida, pero los síntomas generalmente remiten espontáneamente en 7-10 días, aunque algunos se pueden mantener hasta tres semanas.

El resfriado común pertenece a las infecciones del tracto respiratorio superior. Es diferente de la gripe, una infección viral más grave del tracto respiratorio, con la que a veces se confunde, pero que muestra síntomas adicionales: fiebre en aumento, temblores y dolores musculares, aunque muchas personas confunden ambas enfermedades.

sintomas-resfriado-tratamiento
Síntomas de resfriado

Patología

El resfriado común es la mayoría de las veces causado por la infección con uno de los 99 serotipos conocidos de rinovirus, un tipo de picornavirus. Alrededor de 30-50% de los resfriados son causados ​​por rinovirus. otros virus que causan resfriados son los coronavirus, que causan entre un 10 y un 15% de los casos, los virus de la parainfluenza, virus sincitial respiratorio humano, adenovirus o enterovirus. Entre el 5% y el 15% son causados ​​por virus de la gripe.

En total, más de 200 diferentes tipos serológicos de virus causan los resfriados. Los coronavirus están especialmente implicados en los resfriados de adultos. De los más de treinta coronavirus, 3 o 4 pueden causar infecciones en los seres humanos, pero son difíciles de cultivar en el laboratorio y su importancia es, por tanto, menos comprendida.

Por lo tanto, se han descrito varios cientos de virus causantes del resfriado común. La variedad de agentes causantes hace muy ineficaz cualquier tipo de vacunación. Se transmiten de persona en persona en diminutas gotas resultado de la tos y los eixavuiros. Este racimo microscópico es inhalado directamente o se transmite mediante apretones de mano u objetos como los pomos de las puertas, introduciéndose posteriormente en los conductos nasales cuando la mano toca la nariz, la boca o los ojos.

El virus entra en las células de las paredes de la nariz y de la garganta, y se multiplica rápidamente en este lugar. Los síntomas comienzan uno o dos días después de la infección como resultado de los mecanismos de defensa del cuerpo: eixavuiros, goteo de la nariz y tos para expulsar al invasor, e inflamación para atraer y activar las células inmunitarias.

El virus se aprovecha de los eixavuiros y de la tos para infectar a la siguiente persona antes de ser eliminado por el sistema inmunitario del cuerpo. Un enfermo es más infeccioso dentro de los tres primeros días de la enfermedad.

Después de un resfriado común, el enfermo desarrolla inmunidad al virus particular que lo ha afectado. Pero, dada la gran variedad de virus del resfriado que hay, esta inmunidad es limitada y una persona puede infectarse fácilmente por otro virus del resfriado y comenzar de nuevo el proceso.

Síntomas de resfriado

Síntomas habituales son dolor de garganta, nariz que mana, congestión nasal, tos y estornudos; acompañados a veces por conjuntivitis, dolores musculares, fatiga, malestar, dolor de cabeza, debilidad muscular, temblores incontrolables, pérdida del apetito, y raramente, un agotamiento extremo. La fiebre es más habitualmente un síntoma de gripe, otra infección del tracto respiratorio superior (ITRS) los síntomas de las cuales se solapan ampliamente con los del resfriado, pero son más graves. Los síntomas pueden ser más graves en los recién nacidos y niños jóvenes.

Los afectados por un resfriado a menudo tienen una sensación de escalofrío si bien generalmente el frío no va acompañado de fiebre, y aunque los escalofríos se asocian habitualmente con la fiebre, ésta no siempre es la causa de esta sensación. Un estudio, el 60% de las personas que sufrían de dolor de garganta e infección de las vías respiratorias relataron sufrir de dolores de cabeza, a menudo debido a la congestión nasal.

Historia natural

La replicación vírica se inicia de 8 y 12 horas después del contagio inicial. Los síntomas comienzan generalmente de 2 a 5 días después de la infección inicial, pero a veces aparecen en tan sólo 10 horas. El pico o punto álgido de los síntomas se produce 2 o 3 días después del inicio de la sintomatología, mientras que en el caso de la gripe los síntomas son constantes e inmediatos.

Los síntomas generalmente remiten espontáneamente en 7 o 10 días, pero en algunos casos pueden durar hasta tres semanas. La primera señal de la presencia de un virus de las vías respiratorias superiores es a menudo un dolor de garganta o picor en la garganta. Otros síntomas comunes son el goteo de la nariz, la congestión nasal y el estornudo.

Complicaciones

Los resfriados son más comunes en invierno, ya que durante esta época, la gente pasa más tiempo dentro de espacios cerrados con otras personas, la ventilación es menor, aumenta el riesgo de infección y se multiplica el efecto de brote epidémico . Este riesgo aumenta también porque los cilios que transportan el moco a través del tracto respiratorio se mueven más lentamente con el frío, dándole la posibilidad al virus de traspasar esta barrera mucosa y escolar a las células corporales. Algunos factores influyen en la gravedad de los síntomas, por ejemplo el estrés psicológico y la fase del ciclo menstrual. Además, una salud débil en general, o de otras condiciones preexistentes como las alergias pueden potenciarse con una infección.

Las bacterias que normalmente están presentes en las vías respiratorios se pueden aprovechar de la debilidad del sistema inmunitario durante un resfriado común y producir una coinfección. La infección del oído medio a los niños y la sinusitis bacteriana son coinfecciones comunes. Una posible explicación de estas coinfecciones es que “inspiró” la nariz con fuerza (“tirar montaña arriba”) transporta los fluidos nasales en estas zonas.

El resfriado común puede conducir a los síntomas de la bronquitis aguda, bronquiolitis, laringotraqueobronquitis (Síndrome de Croup), neumonía, sinusitis, otitis media, o faringitis por estreptococos. Las personas con enfermedades pulmonares crónicas, como por ejemplo asma o EPOC son especialmente vulnerables. Los resfriados pueden causar exacerbaciones agudas del asma, el enfisema pulmonar o la bronquitis crónica.

Causas del resfriado

El resfriado común es debido a una infección viral del tracto respiratorio superior. Los virus más frecuentemente implicados son los rinovirus (30-50%), un tipo de picornavirus con 99 serotipos conocidos. Otros causantes son: los coronavirus (10-15%), los virus de la gripe (5-15%), los paramixovirus de los humanos, los adenovirus, los enterovirus y los metapneumovirus.

En total hay más de 200 tipos de virus serológicamente diferentes que causan los resfriados. Los coronavirus se encuentran particularmente implicados en los resfriados de los adultos. De entre los más de 30 coronavirus conocidos, 3 o 4 causan infecciones en los seres humanos, pero son difíciles de cultivar en el laboratorio y aún tenemos muy poco conocimiento. Debido a la gran cantidad de diferentes tipos de virus y de su tendencia a la mutación continua, es imposible obtener una inmunidad total para el resfriado común.

Factores de riesgo

  • Pasar tiempo en un lugar cerrado con una persona infectada o por contacto con una persona infectada. Los resfriados comunes son transmitidos principalmente a través de la inhalación de pequeñas partículas que emite la persona infectada cuando tose, estornuda o exhala el aire de la respiración.
  • El papel del frío como causa el resfriado común es objeto de controversia. El hecho de pasar frío es la explicación popular para la la enfermedad, y ha contado algunas pruebas experimentales. Un estudio demostró que la exposición al frío hacía aparecer los síntomas del resfriado en un 10% de las personas expuestas, y que los sujetos que experimentaron este efecto en general informaron de mucho más resfriados que aquellos que no habían sido expuestas al frío. Sin embargo, una serie de otros estudios no muestra ese efecto.
  • Tocarse a menudo los ojos, la nariz o la boca con los dedos contaminados. Este comportamiento aumenta la probabilidad de la transferencia de los virus desde la superficie de las manos, donde son inofensivos, hacia el tracto respiratorio superior, donde pueden infectar los tejidos. Algunos estudios muestran que el lavado frecuente de las manos y no tocar las membranas mucosas puede reducir la probabilidad de contraer un resfriado en los adultos.
  • Parece que fumar hace que la duración de la enfermedad se alargue tres días aproximadamente.
  • Dormir menos de siete horas durante la noche ha sido asociado con un riesgo tres veces mayor de desarrollar una infección cuando se está expuesto a un rinovirus, en comparación con aquellas personas que duermen más de ocho horas por noche.
  • Bajos niveles de vitamina D en la sangre han sido asociados con un mayor riesgo de contraer un resfriado. Si esta relación es causal o no, aún no ha sido determinado.
  • Los resfriados son estacionales, ocurren con mayor frecuencia durante el invierno y fuera de las zonas tropicales. Se cree que la causa de ello sería, más que por la exposición a temperaturas bajas, debido al cambio en el comportamiento de las personas, como por ejemplo el incremento del tiempo que se pasa en espacios interiores que facilita que las personas infectadas se pongan en contacto con otras personas facilitando el contagio.
  • La baja humedad aumenta la tasa de transmisión viral. Una teoría indica que el aire seco provoca la evaporación del agua y esto facilita la dispersión de pequeñas gotitas con virus y que permanezcan más tiempo en el aire.

Prevención del resfriado

La mejor prevención es permanecer alejado de las personas que estén infectadas, porque la inmensa mayoría de las infecciones se adquieren por la inhalación de aire cargado de virus que ha emitido una persona infectada al toser, estornudar o exhalar el aire durante la respiración . Las pruebas clínicas disponibles también sugieren que la exposición a bajas temperaturas puede poner en peligro el sistema inmunológico (aunque este efecto es discutido). La exposición al frío debería evitarse durante los periodos de bajas temperaturas y especialmente para las poblaciones más vulnerables.

Adicionalmente, los expertos recomiendan lavarse meticulosamente y regularmente las manos, especialmente en entornos sanitarios, ya que esto reduce la probabilidad de transmisión a través de la vía menos habitual, la del contacto directo. Los jabones antibacterianos no tienen efecto sobre los virus del resfriado, es la propia acción mecánica de lavarse las manos la que elimina las partículas víricas. Unos altos niveles de lavado de manos puede resultar en una disminución del 20% en la transmisión del resfriado común.

En los hogares, las escuelas y los puestos de trabajo, lavarse las manos y desinfectarlas a base de alcohol son acciones que reducen el número de virus en la piel de forma significativa pero dado que las infecciones de las vías respiratorias superiores son adquiridas principalmente a través de la respiración, y no por el contacto físico, no son unos métodos de prevención especialmente eficaces. Los desinfectantes para las manos a base de alcohol ofrecen muy poca protección contra las infecciones respiratorias y en especial entre los niños. Por el resfriado común es causado por un virus en lugar de una bacteria, los jabones antibacterianos no son mejores que el jabón normal para eliminar los virus de la piel o de otras superficies. No tocarse la nariz, los ojos o la boca con los dedos potencialmente contaminados también puede reducir la transmisión del virus por vía del contacto directo.

En algunos lugares, como en Japón, las personas resfriadas se colocan máscaras de cirujano como cortesía hacia el resto. En nuestra sociedad hay personas que, en eixavuirar, se cubren la boca y la nariz con su jersey, camiseta, bufanda o pañuelo, con el fin de retener las micropartículas emitidas.

Los esfuerzos para desarrollar una vacuna contra el resfriado no han tenido éxito. Esta enfermedad es producida por una gran variedad de virus que mutan rápidamente, por lo que la posibilidad de crear con éxito de una vacuna eficaz es altamente improbable.

Tratamiento para el resfriado

Actualmente no hay tratamiento que combata directamente a los virus del resfriado. No hay ningún medicamento o remedio a base de hierbas que haya demostrado de manera concluyente su eficacia para acortar la duración de la enfermedad.

Tan sólo el sistema inmunitario del organismo puede destruir al invasor con efectividad. Un resfriado puede estar compuesto por varios millones de partículas víricas, y normalmente en pocos días el organismo comienza a producir en masa un anticuerpo más adecuado que puede impedir que el virus infecte más células, además de glóbulos blancos que destruyen el virus mediante la fagocitosis y las células infectadas para impedir más replicaciones del virus.

Por tanto, los tratamientos disponibles se centran en aliviar los síntomas, y también en ayudar al cuerpo a desarrollar sus defensas. Se suelen utilizar analgésicos para la fiebre, el dolor de cabeza, los dolores musculares y el dolor de garganta. Estudios informados en 2011 muestran que las pastillas de gluconato de zinc y también las de acetato de zinc acortan la duración de los síntomas.

Los tratamientos que ayudan a aliviar los síntomas incluyen analgésicos y antipiréticos como el ibuprofeno o el paracetamol. Las pruebas disponibles no muestran que los antitusígenos sean más efectivos que los simples analgésicos y ante su falta de efectividad y la posibilidad de algún efecto secundario no se recomienda su utilización en los niños.

Descansar mucho, beber líquidos para mantener la hidratación, y hacer gárgaras con agua tibia con sal, son medidas razonables durante un resfriado. Sin embargo, no hay pruebas para impulsar el consumo activo de líquidos durante las infecciones agudas de las vías respiratorias como tampoco lo hay para aconsejar el uso calentadores humidificadores del aire. La aplicación nasal de soluciones salinas pueden ayudar a aliviar la congestión nasal.

Los antibióticos no son eficaces contra los virus que causan el resfriado y pueden tener efectos secundarios perjudiciales. Por el momento no hay ningún fármaco antivírico aprobado para el resfriado, aunque algunas investigaciones preliminares han mostrado algún efecto benéfico.

Hay muchos tratamientos alternativos que se utilizan para tratar el resfriado común. Sin embargo, no hay suficiente evidencia científica para apoyar el uso de tratamientos de la medicina alternativa. La miel puede ser un tratamiento eficaz de la tos y mejora las dificultades para dormir en los niños mejor que ningún otro tratamiento o el dextrometorfano. Sin embargo, la miel no debe darse a un niño menor de un año por el riesgo de botulismo infantil.

El papel de la vitamina C en la prevención o incluso la cura del resfriado ha sido objeto de debate. Diversos estudios han demostrado la ineficacia de este compuesto en dosis comerciales de los productos que la incorporan.

Un estudio reciente que ha reunido 11.350 participantes mostraron un beneficio significativo con dosis de 100 mg sólo en el 8% de los adultos y en el 13,6% de los niños. Por el contrario, una mega-dosis (1.000-10.000 mg / día) de vitamina C tomada diariamente de manera continuada, de acuerdo con los siguientes estudios demuestran la eficacia del compuesto: el uso de dosis masivas de ácido l-ascórbico mostró factores de prevención y de protección, si se toman cada día de manera regular y no ante la aparición de los síntomas; los factores de protección determinan, con base en las estadísticas, una disminución significativa de la incidencia de los resfriados y en cualquier caso, una reducción del tiempo de recuperación y rehabilitación en comparación con el grupo de control, como se demuestra en una obra de Linus Pauling .

Síntomas de resfriado y tratamiento
Vota este artículo