embolia-pulmonar-sintomas-tratamiento

Qué es una embolia?

El cuerpo humano se compone de complejos sistemas, cada uno con un específico funcionamiento. En algunos casos, uno de estos sistemas puede fallar y en consecuencia se presentan complicaciones, cuya gravedad varía según las características propias de cada persona, una de estos padecimientos es la embolia.

La embolia se presenta cuando se produce una obstrucción en un vaso sanguíneo, por causa de un émbolo que viaja por el cuerpo. El embolo es un cuerpo que arrastra el torrente sanguíneo y puede mostrarse de forma más común como un coágulo de sangre, también como gota de grasa, burbuja de aire, entre otros.

Tipos de embolia

Asimismo, puede haber diferentes tipos de embolia y esto tiene que ver directamente con la zona del cuerpo donde se manifiesta. Puede haber una embolia cerebral, por ejemplo, aunque una de los más comunes es la embolia pulmonar.

Embolia Pulmonar

En cuanto a qué es una embolia pulmonar, se trata de la obstrucción de las arterias pulmonares, este obstáculo se da por un coágulo de sangre. Es importante aclarar, en lo que se refiere a qué es un coágulo, este consiste en una masa que se produce con el endurecimiento de la sangre, es decir pasa de estado líquido a sólido.

En la mayoría de los casos el coágulo de sangre o émbolo no se forma en una vena pulmonar, se establece en la pared de una parte del cuerpo, como por ejemplo el abdomen o las extremidades inferiores, luego viaja a través de la sangre y se detiene en la arteria del pulmón.

Síntomas de embolia pulmonar

Respecto a los síntomas embolia pulmonar, destacan la ansiedad, mareo, vértigo, dolor de pecho o dolor pulmonar, dificultad respiratoria, sudoración y fiebre. La taquicardia, expectoración con sangre, síncopes, hinchazón de las piernas y cianosis, que es cuando las extremidades se tornan azules, son también algunos síntomas de embolia pulmonar.

Causas

Expertos en esta área de la medicina han concluido que las causas de la embolia pulmonar, tienen que ver directamente con ciertos factores de riesgo, estos son los que causan o pueden desencadenar un coagulo en el pulmón.

Entre estos agentes responsables destacan las cirugías de corazón, quemaduras, fracturas de cadera y fémur, el consumo de pastillas anticonceptivas y el tratamiento o las terapias con estrógenos. Las personas que tengan familiares con estos trastornos de sangre en los pulmones o con padecimientos de cáncer también son propensas a sufrirlo.

Igualmente, las mujeres después del parto o quienes permanezcan sentados o en la misma posición por mucho tiempo. Cabe destacar, que cuando la embolia pulmonar se complica, puede generar un infarto pulmonar. Este se refiere a la destrucción de las células del pulmón por causa de una carencia de aporte de sangre.

Es importante resaltar, que el dolor pulmones también se puede presentar por causa de un aneurisma pulmonar. Este es cuando se produce una protuberancia o un globo en la pared de la arteria pulmonar y se llena de sangre. Cuando el tamaño de la prominencia aumenta, existe riesgo de que se rompa y en consecuencia se dan hemorragias graves.

Tratamiento

Para tratar los síntomas de embolia, en este caso pulmonar es necesaria la atención inmediata, pues es una condición delicada. Como primer paso, se debe trasladar al paciente a hospitalización, para llevar a cabo la evaluación y determinar las características del caso en particular y seguir su vigilancia.

Seguidamente, el suministro de oxígeno y fármacos anticoagulantes, pueden ser píldoras o inyecciones y así evitar la formación de otros émbolos. En algunos casos de mayor complicación o gravedad, se debe realizar una cirugía. También, se puede optar por la implantación de un dispositivo llamado filtro.

Este aparato se localiza en la vena cava inferior, su función es impedir que coágulos de gran tamaño lleguen a los vasos sanguíneos de los pulmones. Por otro lado, un ámbito muy relacionado con los síntomas de la embolia, son los síntomas de trombosis.

¿Qué es una trombosis?

En este orden de ideas, la trombosis es la formación de un coágulo dentro de un vaso sanguíneo o canal circulatorio y es diferente a la embolia. La obstrucción se genera en el mismo lugar del coágulo, a diferencia del obstáculo en la embolia, que se produce por el viaje del émbolo suelto a través del cuerpo.

Al mismo tiempo, la embolia es la consecuencia de la trombosis, pues los coágulos emigran hasta ser los trombos en el pulmón. Existen 2 tipos y dependen de la situación o localización, estos son la trombosis arterial y la trombosis venosa.

La primera es la que ocurre en las arterias y es el resultado de la arterioesclerosis, que no es más que el endurecimiento de estas. La trombosis venosa es la que sucede en las venas y generalmente se le llama trombosis venosa profunda, en la mayoría de los casos se da en las extremidades inferiores.

En términos de los síntomas de una trombosis varía según la clasificación. Si es arterial, el paciente siente dolores y calambres, especialmente en los tobillos. Además, la musculatura se torna insuficiente, se producen alteraciones en la piel y en las uñas y en casos más avanzados gangrena.

Los síntomas de la trombosis venosa son dolor en una pierna, generalmente en una zona específica de la extremidad más hinchazón. Aumento de la temperatura en el mismo lugar y cambio de color en la piel. Esta enfermedad requiere de una cuidadosa supervisión y tratamiento, pues puede provocar infartos y la muerte.

Para solventarla, los fármacos que se recomiendan son los anticoagulantes, antiagregantes plaquetarios y fibrinolíticos, una terapia similar a la enfermedad vinculada al dolor en el pulmón. Tanto la embolia como la trombosis tienen un cierto nivel de peligro, aunque en cada paciente cambian dependiendo de sus características particulares.

Si en algún momento alguien presenta dolor pulmón, lo más aconsejable es la supervisión y vigilancia y por supuesto la visita a una institución hospitalaria y la recomendación de especialistas, más aun si reúnen los síntomas anteriormente mencionados. El aspecto importante, es que existen y están a disposición los mecanismos para la prevención de estas enfermedades.

Embolia Pulmonar: Qué es, Síntomas y Tratamientos
Vota este artículo