El trastorno antisocial de la personalidad

Qué es el trastorno antisocial de la personalidad?

Qué encontrarás en este artículo?

El trastorno antisocial de la personalidad es una enfermedad consistente en no respetar de manera repetida y patológica los derechos ajenos, con rasgos similares a la psicopatía. Se trata de un trastorno frecuente entre la población diagnosticada con problemas de salud mental (del 3% al 30% según las enfermedades asociadas). Se cataloga como un tipo de trastorno de la personalidad desde el DSM-II de 1968.

trastorno-antisocial-personalidad-sintomas-tratamiento

Síntomas del transtorno antisocial de la personalidad

Para diagnosticar el trastorno es necesaria la concurrencia de tres o más de estos síntomas de forma persistente:

  • incapacidad de respetar las normas sociales
  • mentiras recurrentes
  • extrema impulsividad, incapacidad de planificar en el futuro
  • agresividad, incapacidad de tolerar la frustración
  • falta de remordimientos ante las malas acciones

No se puede catalogar de trastorno antisocial de la personalidad si hay enfermedades mentales como la esquizofrenia o similares, que alteran la conducta social.

Existen varios subtipos de este trastorno: Nomadic (incapacidad de integrarse en una rutina o grupo, propio de vagabundos), malevolente (busca hacer daño, tasas de rencor agudas, propensión a sentirse traicionado), posesivo (con tendencia exagerada a la envidia y la ambición, incapacidad de darse a los demás), temerario (propensión a asumir conductas de riesgo), y narcissita (preocupación excesiva por la reputación, sentimiento de la propia invencibilidad).

Causas

Los pacientes con este trastorno a menudo tienen problemas de regulación en la testosterona y baja serotonina. Muchos de ellos presentaban hiperactividad de pequeños. Por eso se cree que la causa del trastorno es genética, aunque con una fuerte influencia del ambiente que hace desarrollar conductas violentas, como la falta de atención adecuada durante la infancia.

Ante el aumento en la detección de casos, ha surgido la polémica sobre si las causas eran netamente culturales: ante un cambio de valores, se tiende a etiquetar a los individuos que no cumplen las normas como antisociales o peligrosos y estos tienen más riesgo de exhibir conductas violentas. La mayoría de psiquiatras, sin embargo, coinciden en determinar que el grado de alejamiento de los estándares y sobre todo la relación con los demás es lo que hace distinguir un individuo mal adaptado de una persona con una enfermedad mental.

Tratamiento del transtorno antisocial de la personalidad

Debido a la falta de remordimientos o incapacidad de asumir responsabilidades y compromisos de los pacientes afectados por el trastorno antisocial de la personalidad, su tratamiento con terapia puede ser más complicado que en otras patologías. Estas personas pueden también fingir asentimiento a los consejos terapéuticos para no ser controlados. Usualmente la terapia se inicia a petición de otros, sean familiares o agentes judiciales.

No se han identificado fármacos que traten adecuadamente el trastorno, si bien determinados medicamentos pueden aliviar los síntomas o ayudar al control de la conducta.

El trastorno antisocial de la personalidad
Vota este artículo