que-es-dislexia-sintomas-tipos

Qué es la dislexia?

La dislexia es la dificultad de identificar, comprender y reproducir los símbolos escritos. Se manifiesta, entre otros, para la lectura de palabras que no es global, sino sílaba a sílaba o incluso sonido a sonido; la omisión, sustitución o la inversión de letras. Se puede manifestar en la dificultad de coger la palabra globalmente a primera vista, y un descifrado letra por letra. A la hora de escribir, se puede presentar disgrafía (dificultad en la caligrafía) y por errores de ortografía natural y de ortografía arbitraria.

Síntomas de dislexia

También es muy importante descubrir la dislexia lo antes posible, cosa que no se puede hacer si padres y maestros no están al tanto de este trastorno y ignoran los síntomas, que son muy diversos:

  • Lectura y escritura con repeticiones, omisiones y adiciones de letras y palabras
  • Dificultad de componer palabras y descomponerlos en sílabas
  • Errores ortográficos
  • Dificultades de concentración y de organización de las actividades cotidianas
  • Cconfusión en las secuencias (días de la semana, meses del año …)
  • Falta de correspondencia entre inteligencia y desarrollo de las habilidades de leer y escribir.

Diagnóstico

Dislexia en niños

La dislexia es el trastorno neuropsicológico más frecuente en niños, afectando a un 5-10% de los niños de 7 a 9 años, sobre todo del sexo masculino. El motivo de consulta viene determinado por un fracaso escolar sin causas bien establecidas. En diferentes estudios recientes se ha identificado con mayor facilidad la dislexia en el sexo masculino y más profundamente en los problemas de conducta. Se cree que la dislexia es un trastorno crónico.

Dislexia en adultos

Los adultos disléxicos tienen acceso a la lectura pero es menos preciso y fluido que el del resto de compañeros sin el trastorno. De esta forma, deben esforzarse más que el resto día a día para codificar y entender bien los mensajes de lectoescritura que están intentando codificar y recodificar en pocas fracciones de segundos. Las pruebas psicométricas pueden confirmar el diagnóstico y permiten definir el perfil cognitivo sobre otros aspectos que también inciden en los aprendizajes, como el Test Fonológico, el Test de Vocabulario de Boston, el Coeficiente Intelectual o CBCL.

Otros como el Test Estandartizado de Lectura pueden establecer un patrón de normalidad de lectura y agilidad mental.

Tipos de dislexia

Dislexia fonológica

  • Quien la padece, tiene dañada la ruta fonológica. Por tanto, no podrá usar adecuadamente las reglas de conversión grafema – fonema.
  • Los rasgos distintivos que tendrá el escolar que la padezca son que podrá leer correctamente las palabras familiares, tanto las regulares como las irregulares (por la vía visual); pero respecto las palabras desconocidas, las no – palabras y las pseudopalabras, las leerá con gran dificultad o directamente no será capaz de hacerlo. La razón por la que pasa, es debido a que no las pueden recuperar de su memoria, ya que no las conocen y no las han podido almacenar. Las palabras que les resultan más difícil de leer son las palabras funcionales, aquellas que presentan una baja frecuencia, las que tienen baja imaginibilitat, y morfológicamente complejas.
  • Como la vía fonológica está compuesta por tres subprocesos, podría estar alterado alguno de ellos o todos ellos. Podría presentar dificultades al hacer el análisis grafémico, es decir, al agrupar las letras en grafemas; al asignar fonemas, esto es, cuando se asignarán a los fonemas que correspondan a los grafemas que se tengan; y / o al combinar los fonemas para pronunciarse de manera conjunta.
  • Como que utilizarán el que no tengan alterado, emplearán la vía léxica. Así pues, los errores típicos que cometen son que Lexicalizado. Quiere decir que confunden las pseudopalabras o las palabras desconocidas con palabras familiares que tengan guardadas en su memoria, ya sea porque se parecen visualmente, ortográficamente, y / o porque tienen algunos sonidos iguales. Se dejan letras, añaden, invierten el orden, y / o no separan las palabras correctamente. También tienen errores derivativos, los cuales consisten en leer la raíz de la palabra correctamente y inventarse el resto, o cambiar las palabras función.
  • Los disléxicos fonológicos que puedan leer algunas no – palabras, su capacidad lectora se verá mejorada.
  • Hay que remarcar que esta problemática no se debe a dificultades articulatorias, ya que son capaces de repetir lo que les dicta oralmente. Y tampoco es debido a problemas perceptivos, porque pueden identificar todas las letras que forman las pseudopalabras.

Dislexia superficial

  • En la dislexia superficial, está dañada la ruta visual, la vía léxica.
  • Los escolares pueden leer palabras regulares, sean o no familiares, e incluso no – palabras y pseudopalabras; pero no serán capaces de leer las palabras que no se ajusten a las reglas de conversión grafema – fonema, es decir, no podrán leer las palabras irregulares.
  • Como haría uso de la vía fonológica, tardaría el mismo leyendo las palabras familiares y las que son nuevas, ya que es la vía léxica la que permite leer más rápidamente.
  • Como la ruta visual está compuesta por varios módulos, los problemas pueden aparecer en uno o en más de un módulo. Primeramente, podría mostrar problemas en el léxico visual. Así pues, al leer, no tendrían la capacidad de poder acceder al significado de la palabra; pero sí lo podrían hacer cuando se tuvieran que expresar oralmente, ya que su sistema semántico está intacto, la comprensión del significado la tienen intacta. De esta manera, no sufrirán dificultades en la denominación de las palabras, porque su léxico fonológico no está alterado. En el léxico fonológico, comprenden palabras irregulares porque su sistema semántico está intacto; pero al leerlas, las regularizan. Acceden al significado para la representación ortográfica y no por su pronunciación.
    Cometen errores de regularización, se caracterizan porque leen las palabras irregulares como si se ajustaran a las reglas de conversión grafema – fonema. En la escritura, hacen muchas faltas ortográficas.

Dislexia semántica

  • Hay una lesión en la conexión entre el léxico visual y el sistema semántico.
  • El niño podrá leer las palabras a través de la conexión entre la ruta visual y el léxico fonológico, pero es incapaz de recuperar el significado de las mismas.

Dislexia profunda

  • El trastorno abarca ambas rutas, la fonológica y la visual, produciendo los síntomas característicos de ambas lesiones. Son incapaces de obtener la fonología de una palabra en base a su ortografía.
    Tienen una gran dificultad para leer las no – palabras y las palabras abstractas, y una dificultad considerable al leer las palabras funcionales. Se puede ver un efecto de imaginabilitat (cuanto más imaginable, mejor leen la palabra).
  • Los errores más habituales y que caracterizan los niños que la padecen, son los errores semánticos acompañados de errores visuales, sustituciones incorrectas de palabras funcionales y errores derivacional. Hay otros síntomas que aparecen asociados generalmente a la dislexia profunda: presentan más dificultad al leer los adjetivos que los nombres, les es más complicado leer los verbos que los adjetivos, les cuestan más las palabras funcionales que las de contenido, tienen la escritura alterada, también tienen dificultades con su memoria a corto plazo, y su habilidad lectora dependerá del contexto en que se encuentre la palabra.

Dislexia de desarrollo

  • El desarrollo lector del niño está retrasado, a veces, hasta dos años por debajo, siempre comparándolo con otras habilidades académicas del mismo escolar.
  • Aparece esta dislexia, aunque no se observan déficits sensoriales, y habiendo tenido una oportunidad para aprenderlo.

Porqué se produce?

Para entender bien la dislexia hay que atender al mecanismo del proceso de lectura. Lo que ocurre a los niños disléxicos es que se produce una disfunción en el hemisferio izquierdo – que es el encargado del lenguaje- y se ve afectada su velocidad de procesamiento de la información. Esto genera dificultades al niño para procesar cambios rápidos de estímulos, tanto en el área visual como auditiva.

Es difícil sacar conclusiones evidentes sobre la alteración concreta que causa la dislexia, ya que algunos autores dudan de la precisión del concepto sin un determinante físico claro. Existen dos tipos diferentes de dislexia: las adquiridas y las del desarrollo. Las primeras tienen como causa una lesión cerebral adquirida; las del desarrollo son más comunes y son a las que nos estamos refiriendo. Ambas formas se han relacionado con las estrategias o procesos que utiliza el niño para aprender a leer: lolográfico, alfabético y ortográfico (Frith, 1985).

El estadio lolográfico es aquel en el que hay un reconocimiento global de la palabra a partir de su forma, relacionándola con su significado; en esta fase la palabra escrita es procesada de la misma forma que se identifica un dibujo.

La fase ortográfica es la que permite identificar la palabra sin necesidad de hacer un análisis fonológica, pues el niño ya lo ha interiorizado en una primera fase, estableciendo una relación entre grafemas y fonemas (morfemas). En estos casos, los errores frecuentes aparecen en las palabras irregulares (de uso poco frecuente) y son leídas estrictamente bajo las bases de las reglas fonológicas, obligando a una lenta descomposición de fonemas y, por tanto, a un sobreesfuerzo mental.

Tratamiento

El objetivo principal de la intervención es que el niño termine con un dominio fonológico que le permita detectar fonemas, pensar acerca de estos y utilizarlos para construir palabras. En la mayoría de situaciones, una dislexia se debe tratar desde diferentes ámbitos. Debe estar orientado al entrenamiento fonológico -el aspecto disfuncional de donde proviene la dificultad lectora- y al problema, pues la dislexia mejora mediante tareas relacionadas con la lectura. Dedicar quince minutos diarios a juegos en los que se utilizan rimas, capacidad de escucha, identificación de frases, palabras, fonemas y otros puede ser una buena solución.

La ayuda escolar debe permitirle un desarrollo positivo en todos los ámbitos. Es imprescindible una buena comunicación entre los profesores y la familia, así como hablar sobre el problema, concienciar y ofrecerle toda la ayuda necesaria que sea necesario. La terapia es un tratamiento intensivo y de larga duración. Es imprescindible que se instaure precozmente, por ejemplo antes de la finalización de 1º de Primaria. Un Programa multitractament con un buen especialista se convierte en una de las mejores opciones, pues han comprobado que otros métodos como dietas o tareas de equilibrio no ayudan a la recuperación sino que representan una carga de trabajo más para todos. Asimismo, es imprescindible que se atienda el problema en su aula. La atención escolar debe basarse primordialmente en la comprensión de su trastorno.

Otros consejos

Hay que huir de medidas sobreprotectoras y aclararse le suficientemente el problema, expresando que este no viene condicionado por una falta de motivación o un nivel bajo de inteligencia, y que la única solución es esforzarse aún más en lo que le provoca más dificultades, para salir adelante. Es recomendable una serie de normas que el niño irá interiorizando. Estas normas permitirán aumentar su rendimiento e intentarán evitar problemas de frustración o baja autoestima, síntomas frecuentes en los disléxicos.

Sentarse en las primeras filas, cerca del profesor, para prestar una mejor atención, puede ser un punto a favor para el niño. Es necesario que le prestamos mucho apoyo, tanto para ayudarle a pronunciar correctamente las palabras como para hacerle entender que no se pretende que llegue al mismo nivel que los otros niños de la clase? Evitando la comparación social ya que él necesita más tiempo que el resto para terminar sus tareas. Así pues, hay que aceptar que se distraiga con más facilidad que el resto, pues para él la lectura es un sobreesfuerzo.

Como alternativa, se deberían potenciar otros usos positivos de la escritura, como los métodos informáticos, correctores ortográficos, calculadora, grabaciones o las notas breves, que le ayudarán a sintetizar el contenido global de una explicación. Será favorable para él que tenga menos deberes de lectura y escritura. Es importante valorar oralmente los trabajos por su contenido y esfuerzo más que por sus errores de escritura o por el nivel que tiene el resto de la clase, pues el puede hacer sentir inferior y aumentar su frustración.

Hay que abstenerse de ridiculizarlo nunca, o sus problemas de conducta se verán reforzados. Hay que hacerle entender al niño que escuchar y escribir al mismo tiempo puede resultar muy difícil, y que la única forma de combatir su dificultad lectora es mediante la lucha diaria, que le ayudarán a afrontar sus propios temores y llegar a tolerar la frustración que sufre.

Vota este artículo