Qué es bruxismo?

Qué encontrarás en este artículo?

El bruxismo es el hábito inconsciente que conlleva un roce de los dientes durante la noche o el día. Suele ser consecuencia de situaciones que requieren una gran concentración o mucha tensión y reaccionamos de manera inconsciente apretando los dientes.

que-es-bruxismo

Las preocupaciones, el estrés, la ansiedad… hacen reproducir los movimientos del mascullar y, cuando esta acción se convierte muy continuada, las consecuencias acaban apareciendo y el deterioro de las funciones del aparato masticador se hacen patentes; en especial, sobre la articulación que une la mandíbula al hueso del cráneo (articulación temporomandibular o ATM).

Causas de bruxismo

Salvo el momento de masticar o tragar, nuestros dientes no deberían estar en contacto. Si esto sucede a menudo, sometemos todo el aparato masticador a un sobre-esfuerzo que, poco a poco, lo malogrando: los músculos de la cara, los del cuello y todos los que rodean los maxilares quedan contracturados; la articulación de la mandíbula se desgasta; los dientes soportan fuerzas desmedidas y ajenas a su función; las encías sufren por una deficiente circulación sanguínea y, consecuentemente, todo el sistema se desequilibra.

La clave para disminuir los efectos de este trastorno neurofisiológico será el diagnóstico precoz. La evolución estará en función del tiempo de instauración del hábito, del desgaste dental y de los otros síntomas asociados. También, con el fin de proteger los dientes, el odontólogo aconsejará la colocación de una férula oclusal, sobre todo durante la noche.

Esta protección está hecha de acrílico y el objetivo de su uso es evitar el desgaste de los dientes y ayudar a descontracturar la musculatura. Aunque la férula oclusal también puede ser superior es recomendable que, desde el punto de vista de la circulación energética a través de nuestro organismo, se coloque en la mandíbula inferior para no interferir en los ejes de las bisagras craneales.

Síntomas principales de bruxismo

Si se notan con insistencia tres o más de los síntomas que se detallan seguidamente, se puede pensar que se sierran los dientes más de la cuenta:

  • Nota ruidos al abrir y cerrar la boca
  • Tiene dolor en la mandíbula o se le ensancha el rostro por un agrandamiento de los músculos
  • Los dientes y las encías se han vuelto más sensibles
  • Tiene desgaste del esmalte dental y los dientes no encajan correctamente como antes
  • Suele tener dolor de cabeza y dolor en las cervicales
  • Se levanta por la mañana con malestar o molestias en la zona bucal
  • Le han dicho que durante la noche hace ruidos al rozar los dientes
  • Se le ha roto algún diente o muela o le caen las fundas y empastes
  • Se muerde la lengua con frecuencia y nota movilidad en los dientes
  • Se queja de dolor de oído o de ruidos en su interior

Acciones para reducirlo

Como medida de prevención sería bueno evitar:

  • Masticar chicles
  • Morderse las uñas
  • Masticar por un solo lado
  • Adelantar la mandíbula inferior adelante
  • No reimplantar los dientes perdidos
  • Malas posturas de cuello y espalda al sentarse
  • Dormir con almohadas inadecuados
  • Tomar excitantes como el café o ver programas de televisión violentos antes de acostarse

Sin embargo, es fundamental aprender a desactivar la tensión corporal a través de la práctica de la relajación, para reencontrar una sana tonificación muscular y psíquica y encontrar el equilibrio entre la tensión y la distensión.

Bruxismo: El hábito del roce de los dientes
5 (100%) 3 votos