Síntomas de depresión y Tratamiento

El objetivo de este artículo es describir las características y los síntomas de depresión, así como las diversas opciones de tratamiento.

sintomas-tratamiento-depresion
Síntomas de depresión

¿Qué es la depresión?

La depresión es la enfermedad mental más común en todo el mundo. Más de la mitad de la población experimentará, en algún momento a lo largo de la vida, síntomas de depresión suficientemente severos como para afectar a su vida, pudiendo llegar a suponer un riesgo para la integridad de la persona que la padezca, dado que hay un alto porcentaje de muerte por suicidio. Los médicos de medicina general se encuentran diariamente con un paciente con depresión en sus consultas, lo que se traduce en un costo inmenso para el sistema sanitario.

Síntomas de depresión

La depresión se puede manifestar de diversas maneras y los síntomas de una depresión también varían entre personas. Hay que advertir sin embargo, que no todo el mundo presenta el 100% de los síntomas siguientes:

  • Habitualmente aparecen cambios de humor. Las personas con depresión, a menudo se sienten tristes o “dormidas” emocionalmente la mayor parte del tiempo, sin la capacidad de disfrutar de sus intereses habituales y de sus actividades. Generalmente está asociado a un incremento de la ansiedad y de la irritabilidad.
  • Se pueden observar también cambios cognitivos como: dificultades para concentrarse, tomar decisiones o recordar cosas. Las personas con depresión suelen ser pesimistas, viéndose a sí mismas como poco atractivas, inadecuadas o incluso malas personas, percibiendo un futuro poco esperanzador. A menudo tienen pensamientos poco adaptativos como imaginar todo lo negativo que podría sucederles, sintiéndose a la vez demasiado culpables por este hecho. También pueden aparecer pensamientos tipo “la vida no vale la pena” que normalmente desaparecen una vez superada la depresión.
  • Los cambios físicos son comunes. El sueño puede ser alterado de diferentes maneras: con forma de despertares frecuentes durante la noche, levantándose la persona muy temprano por la mañana o bien siendo incapaces de dormirse por la noche. La pérdida de apetito y de peso son habituales, aunque también se puede dar el caso de que el apetito y el peso aumenten. El deseo sexual también se ve normalmente reducido. Los pacientes a menudo se quejan de dolores musculares, así como de cansancio excesivo y lentitud de pensamiento y de movimiento.
  • Normalmente también aparecen cambios conductuales de inactivación en algunas personas. Estos cambios se deben a diferentes factores: pérdida de la capacidad de disfrute de las actividades que solían realizar, síntomas de ansiedad frecuentes así como dificultades para la concentración.

La depresión puede variar en intensidad, desde síntomas de depresión leves hasta una grave enfermedad donde la persona vea afectadas sus habilidades cotidianas, llegando incluso a paralizar su vida. La depresión puede alternar periodos “altos” como parte de un episodio dentro del trastorno bipolar. Este trastorno es mucho menos común que la depresión unipolar, afectando sólo a un 1% de la población general.

Causas

No hay una única causa para la depresión. Varios factores pueden actuar conjuntamente, tanto biológicos o genéticos como de aprendizaje o ambientales. Por ejemplo, aquellas personas que tienen dificultades a lo largo de su infancia o están aisladas y no tienen apoyo de los demás, incrementan el riesgo de sufrir depresión en comparación con aquellos que tienen buen apoyo social. La vulnerabilidad a la depresión también está influida por haber sufrido o no experiencias traumáticas durante la infancia, como abusos, “bulling” o pérdidas significativas.

Tratamientos para la depresión

La mayoría de los tratamientos para la depresión incluyen hablar con un terapeuta (los tratamientos psicológicos) o tomar medicación antidepresiva. La combinación basada en la toma de fármacos y la realización de terapia psicológica es la que da mejores resultados en los casos de depresión grave, siendo innecesario esta combinación para los casos más leves.

El beneficio de la medicación es que no se necesita sentarse y hablar con un terapeuta durante un periodo de tiempo, pero la principal desventaja es que, dependiendo de la medicación, pueden aparecer una serie de efectos secundarios. Es mejor recibir tratamiento para la depresión debido a diferentes factores. El primero de todos, es el alivio del sufrimiento que causa en la persona. El segundo, para reducir el riesgo de suicidio asociado y, por último, para prevenir que reaparezca en un futuro, dado que la depresión no tratada tiene más probabilidades de recaídas.

Hay un elevado número de fármacos y tratamientos psicológicos y por eso es importante escoger la mejor opción. Algunos tratamientos tienen más evidencias científicas a favor que otros. El tratamiento cognitivo conductual y el tratamiento con antidepresivos son dos formas que se han demostrado efectivas reiteradamente. Aunque el primer tratamiento tiene una duración entre 3 y 6 meses, y el segundo entre 6 y 12 meses, ambas pueden proporcionar un alivio de la depresión en unas 3 o 4 semanas.

Síntomas de depresión y Tratamiento
Vota este artículo