Tratamiento para la fascitis plantar

La fascitis plantar es una de las principales causas de dolor en la zona talar del pie. La fascia plantar es un ligamento delgado conecta el talón hasta la parte delantera del pie. Es responsable de mantener el arco del pie y es importante para el proceso de caminar.

La fascitis plantar es una de las enfermedades ortopédicas más comunes. La fascia plantar experimenta una gran cantidad de desgaste en nuestra vida cotidiana. Normalmente, esta fascia actúa como un amortiguador, y soporta la estructura del arco plantar. El exceso de presión en los pies puede lesionar esta estructura. La fascia plantar se inflama y esta inflamación es responsable del dolor y la impotencia funcional del talón.

tratamiento-fascitis-plantar
Fascitis plantar

La fascia plantar es un tejido fibroso que se encuentra justo debajo de la piel en la parte inferior del pie. Conecta el talón con la parte delantera del pie, y apoya el arco plantar. Su parte posterior está unida a la tuberosidad calcánea ya medida que avanza hacia el frente se divide en cinco secciones, que s’imbrinquen con los tendones flexores de los dedos.

Etiología

El riesgo de desarrollar una fascitis plantar es mayor en casos de sobrepeso u obesidad, debido a la sobrecarga que soportan los ligamentos de la fascia plantar. Este riesgo es sensiblemente especial cuando el aumento de peso se produce de manera repentina. Las mujeres embarazadas a menudo experimentan episodios de fascitis plantar, sobre todo en las fases fianls del embarazo.

También es mayor el riesgo en el caso de corredores de larga distancia, con elevado número de horas de entrenamiento. Desde el punto de vista laboral, también es mayor el riesgo en el caso de trabajadores activos en trabajos que implican bipedestación de forma habitual, como pueden ser, por ejemplo, los casos de operarios de fábrica o de camareros en hostelería.

Epidemiológicamente el riesgo es mayor en hombres y mujeres activos con edades comprendidas entre los 40 y 70 años. También es ligeramente más común en mujeres que en hombres.

En cuanto a la biomecánica del pie, la fascitis plantar puede presentarse en individuos que presenten pie plano o pie cavo. El proceso también se asocia en muchos casos con la oresència de patología aquilia (tendinosis aquí). El uso de calzado duro, con poco amortiguamiento talar y poco arco de apoyo también se asocia a una mayor incidencia de fascitis plantar.

Síntomas de fascitis plantar

El principal síntoma de los pacientes con fascitis plantar es el dolor y la rigidez en la parte inferior del talón, que se instaura gradualmente con el tiempo. En general afecta sólo un pie, pero puede afectar a los dos pies al mismo tiempo. Algunas personas manifiestan un dolor sordo, mientras que otros experimentan un dolor agudo, intenso, y algunos sienten una sensación de ardor o dolor en la parte inferior del pie que irradia hacia la zona lateral del pie.

El dolor suele ser peor a primera hora de la mañana, cuando se inicia la actividad diaria, o después de períodos de descanso, si se ha estado sentado o en reposo durante un rato. Subir escaleras puede resultar difícil debido a la rigidez y el dolor del talón.

Después de una actividad prolongada, el dolor puede aumentar de intensidad debido a la inflamación. El dolor no se siente generalmente durante la actividad, sino más bien inmediatamente después de detenerse, una característica del dolor de tipo inflamatorio.

Diagnóstico

El diagnóstico de la fascitis plantar es básicamente clínico. La exploración detecta una zona de máxima sensibilidad en la parte inferior del pie, justo en la zona anterior del calcáneo. Este dolor empeora cuando se flexiona el pie y se presiona la fascia plantar y puede disminuir cuando se efectúa flexióplantar los dedos. En ocasiones hay limitación de la movilidad del tobillo.

Exploraciones complementarias

El estudio radiológico simple o efectuado con carga proporciona una imagen clara de las estrucutra óseas y pueden ser útiles para descartar otras causas de dolor talar.

La ecografía suele mostrar engrosamiento e inflamación de la fascia plantar.

Otras pruebas de imagen, como la resonancia magnética (RM) no se utiliza de forma rutinaria para el diagnóstico de la fascitis plantar. Sólo en casos rebeldes al tratamiento podría solicitar una RM para descartar otras patologías asociadas.

Tratamiento para la fascitis plantar

La base inicial del tratamiento consistirá en reducir la inflamación de la fascia plantar, aunque esto no será suficiente para tratar la causa Subiaco.

Reposo funcional

Hay que descansar la zona dolorosa tanto como sea posible. Habrá que evitar correr, el exceso de caminar o de estar de pie.

Calzado adecuado

Hay que evitar caminar sobre superficies duras. El calzado debe llevar bastante amortiguación en la zona talar y está provisto de un buen soporte al arco plantar. Es preferible evitar calzado gastado que no lleve un buen colchón en el talón o de superficie excesivamente dura.

Ortesis

Pueden utilizarse plantillas talares de descarga para amortiguar la presión en el talón y elementos para aumentar el arco plantar. En algunos casos, estas plantillas de descarga están provistas de una apertura local para descargar la zona de máximo dolor.

Farmacología

Los analgésicos como el paracetamol suelen ser útiles para aliviar el dolor. Los antiinflamatorios también tienen función analgésica al tiempo que reducen la inflamación y pueden ser una alternativa a los analgésicos comunes.

Fisioterapia

Realizar estiramientos suaves del tendón de Aquiles y la fascia plantar pueden ayudar a aliviar los síntomas. Esto se explica porque la mayoría de las personas con fascitis plantar tienen afectación de la cadena muscular posterior. El objetivo de estos ejercicios es facilitar la relajación de tendones y fascia para descargar la zona afectada.

Vendaje funcional

El vendaje funcional o taping es una técnica utilizada cada vez más para el tratamiento de lesiones músculo esqueléticas. Su objetivo es limitar determinados movimientos específicos de la zona afectada y, combinada con otras técnicas de tratamiento, poco ayudar a aliviar la fascitis plantar.

Infiltración local

Si los tratamientos de base no alivian el dolor, puede optarse por la infiltración de un corticosteroide directamente a la zona lesionada. Para determinar mejor la zona de la inyección puede optarse por una infiltración ecoguiada.

Cirugía

Sólo en casos que no respondan a los tratamientos conservadores mencionados más arriba, se podrá optar por la cirugía.

Tratamiento para la fascitis plantar
Vota este artículo