Síntomas y tratamiento para la migraña

La migraña es un tipo de cefalalgia, habitualmente muy intenso y muy incapacitante para la persona que lo padece. Es una enfermedad neurológica.

sintomas-migraña-tratamiento
Síntomas de migraña

Síntomas de migraña

La migraña se caracteriza por ataques de dolor muy intenso y debe incluir al menos una de las siguientes características: dolor en sólo un lado de la cabeza, náuseas, vómitos, fotofobia y sonofòbia o empeorar con el movimiento. Su clínica y duración varían considerablemente en cada paciente, así como en cada crisis.

La migraña se clasifica en dos grandes grupos dependiendo de si va precedida o no de un conjunto de síntomas llamados “aura”, que habitualmente se experimenta como una distorsión de la vista. La migraña con aura también se llama migraña clásica. La Migraña común o migraña sin aura, no tiene esta característica. Sólo el 30% de las personas que padecen migraña han experimentado un aura.

La forma más habitual de experimentar un aura antes de un ataque de migraña es ver un patrón multicolor que crece desde un pequeño punto central hasta cubrir buena parte del campo visual de ambos ojos. Normalmente dura menos de 60 minutos y la cefalea puede empezar desde poco antes de comenzar el aura hasta 60 minutos después de su desaparición. Un aura puede ser cualquier síntoma neurológico complejo, por el que algunas personas presentan, en lugar del aura visual, parestesias, trastornos olfativos o afasias.

Diagnóstico

La migraña está a menudo infradiagnosticada o mal diagnosticada. El diagnóstico de migraña sin aura, de acuerdo con la Sociedad Internacional de Cefaleas, se puede hacer de acuerdo a los siguientes criterios:

  • 5 o más ataques
  • Duración de entre 4 horas y 3 días
  • 2 o más de: localización unilateral, dolor pulsátil, dolor de moderado a severo, agravación por la actividad física rutinaria, evitación de la actividad física rutinaria
  • 1 o más de: náuseas, vómitos, fotofobia, sonofòbia

Los mismos criterios sirven para la migraña con aura, pero sólo se necesitan dos crisis para justificar el diagnóstico. Si se sospecha una migraña, es necesario realizar un diagnóstico diferencial con otras cefaleas como la cefalea en acúmulos.

Causas

Una causa es un factor que, ya sea con la exposición o la deprivación, lleva al desarrollo de una crisis de migraña. Hay muchos factores desencadenantes descritos. La enciclopedia médica MedlinePlus en cita, por ejemplo:

Los ataques de migraña pueden ser causados ​​por:

  • Reacciones alérgicas
  • Luces brillantes, ruidos fuertes, y determinadas olores
  • Estrés físico o emocional
  • Cambios en el patrón del sueño
  • Tabaco o la exposición a su humo
  • Saltarse comidas
  • Alcohol
  • Fluctuaciones del ciclo menstrual, anticonceptivos orales, fluctuaciones hormonales durante la menopausia.
  • cefaleas tensionales
  • Comidas que contengan tiramina (vino tinto, queso curado, ahumados, hígado de pollo, higos, …), glutamato sódico o nitratos (como el bacon, salchichas y salami)
  • Otras comidas como el chocolate, las nueces, el abogado, los plátanos, los cítricos, las cebollas, los lácteos o los fermentados.

Tratamiento para la migraña

Los tratamientos para la migraña convencionales se enfocan en tres áreas: la eliminación de desencadenantes, el control de los síntomas y la medicación preventiva.

Eliminación de causas

Siempre que sea posible, hay que aconsejar al paciente que elimine de su vida los factores que le producen crisis migrañosas. Esto, que es relativamente fácil en el caso de los factores dietéticos, no lo es tanto en el caso de los hormonales. La identificación de los factores desencadenantes es muy importante para el tratamiento del paciente, de modo que si no hay un desencadenante claro se pide al paciente que haga un diario para intentar identificarlo.

Control de síntomas

El control sintomático (o, como también se conoce, tratamiento abortivo de las crisis) convencional recomienda:

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) como el ibuprofeno, y antiálgicos (como el paracetamol).
  • Triptanos, los más conocidos en el mercado son sumatriptán, zolmitriptán y almotriptan. Son efectivos, pero presentan efectos secundarios como mareos, hormigueo y pérdida de sensibilidad en la piel y molestias en el pecho, entre otros. Además, provocan la contracción de los vasos sanguíneos y no se recomiendan para los pacientes que sufran determinadas enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial y determinados subtipos de migraña.
  • Se empieza a aplicar el tratamiento con antagonistas del péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP, por sus siglas en inglés). Estas nuevas moléculas no tienen los efectos cardiovasculares como los triptanos, y serían seguros en estos pacientes.

Medicación preventiva

Si el paciente tiene crisis más de dos veces a la semana, se recomienda el uso de medicación preventiva para impedir el abuso de analgésicos. Esta prevención se hace con fármacos muy diversos tales como los bloqueadores beta, los antidepresivos o los anticonvulsivantes. Una forma de prevenir la migraña es intentar evitar los desencadenantes. Escribir un diario puede ayudar a identificarlos. Dormir bastante y beber bastantes líquidos también ayudan a prevenirla. Cualquier técnica de relajación que disminuya la tensión cotidiana funciona para evitar migrañas, así como hacer ejercicio con regularidad. El ejercicio aeróbico puede ayudar a disminuir la tensión ya mantener un peso adecuado, ya que la obesidad contribuye a las migrañas.

Síntomas y tratamiento para la migraña
Vota este artículo