Causas y Síntomas de Gastroenteritis

La gastroenteritis o diarrea infecciosa es una enfermedad consistente en una inflamación del aparato digestivo que puede afectar tanto el estómago como el intestino delgado. Provoca una combinación de diarrea, vómitos, dolor abdominal y cólicos. Los enfermos de gastroenteritis pueden terminar deshidratados. La gastroenteritis se conoce igualmente con el nombre de gripe intestinal aunque no tiene nada que ver con la gripe.

gastroenteritis-diarrea-infecciosa
Gastroenteritis o diarrea infecciosa

A escala global, la mayoría de casos de gastroenteritis infantil se debe a los rotavirus, mientras que en los adultos es más habitual el norovirus y los CAMPILOBACTERIAS. Los demás bacterias (o sus toxinas) y los parásitos son causas menos frecuentes de gastroenteritis. La enfermedad se puede transmitir mediante el consumo de alimentos mal preparados o agua contaminada, o por el contacto cercano con individuos infecciosos.

Se puede prevenir bebiendo agua limpia, lavándose las manos con jabón y amamantando a los bebés en lugar de darles fórmula infantil, especialmente en condiciones de saneamiento o higiene deficientes. Se recomienda que todos los niños reciban la vacuna contra los rotavirus.

La base del tratamiento de la gastroenteritis es la reposición de los líquidos perdidos, lo que en los casos leves o moderados se suele hacer mediante soluciones de rehidratación oral (una combinación de agua, sales y azúcar). Se recomienda que los niños lactantes sigan siendo amamantados.

Los enfermos más graves pueden necesitar la administración de fluidos por vía intravenosa en un centro sanitario. En general se intenta evitar el uso de antibióticos. La gastroenteritis afecta principalmente a los niños y la gente que vive en los países en vías de desarrollo. Cada año se producen aproximadamente 3.000-5.000 millones de casos de esta enfermedad, que provocan unos 1,4 millones de muertes.

Signos y síntomas de gastroenteritis

La gastroenteritis se presenta con diarrea y vómitos o, más raramente, con sólo uno de estos dos signos. Los pacientes también pueden sufrir cólicos abdominales. Los signos y síntomas suelen aparecer entre 12 y 72 horas después de la exposición al agente infeccioso.

En general, las gastroenteritis de tipo vírico se pasan en una semana o menos. Las formas víricas pueden ir acompañadas de fiebre, fatiga, dolores de cabeza y dolores musculares . La presencia de sangre en las heces significa que es más probable que el agente causativo sea una bacteria y no un virus. Algunas infecciones bacterianas pueden asociarse a dolores abdominales intensos y persistir durante varias semanas.

Los niños infectados por rotavirus suelen recuperarse completamente en entre tres y ocho días. Sin embargo, los países pobres a menudo carecen de los medios necesarios para tratar las infecciones graves y hay muchos casos de diarrea persistente.

La deshidratación es una complicación frecuente de la diarrea. Los niños con deshidratación avanzada pueden tener un tiempo de llenado capilar prolongado, poca turgencia cutánea y una respiración anormal. Las infecciones repetidas, que se producen generalmente en zonas con malas condiciones sanitarias, pueden desembocar en malnutrición, retraso de crecimiento y problemas cognitivos de larga duración.

Los cambios en el intestino delgado son típicamente no inflamatorios, mientras que los del intestino grueso son inflamatorios.

El 1% de los pacientes infectados por CAMPILOBACTERIAS padece artritis reactiva, mientras que el 0,1% termina sufriendo el síndrome de Guillain-Barré.

Cuando la infección se debe a las Shigella (shigelosis, un tipo de disentería) o cepas de Escherichia coli que secretan toxinas Shiga puede producirse síndrome hemolítico-urémico (SHU), que da pie a trombocitopenia, insuficiencia renal y falta de glóbulos rojos debido a su destrucción. Los niños son más propensos a sufrir SHU que los adultos.

Algunas infecciones víricas pueden causar convulsiones infantiles benignas.

Causas

Las principales causas de la gastroenteritis son los virus (particularmente los rotavirus) y bacterias como la Escherichia coli y las diversas especies de CAMPILOBACTERIAS. Sin embargo, hay muchos otros agentes infecciosos que pueden provocar este síndrome.

De vez en cuando se observan causas no infecciosas, pero son menos frecuentes que las víricas y las bacterianas.Los niños corren más riesgo de infección debido a su falta de inmunidad y su higiene relativamente deficiente.

Virus

Se sabe que los rotavirus, norovirus, adenovirus y astrovirus (una virasis en aumento) producen gastroenteritis vírica. Los rotavirus son la causa más habitual de gastroenteritis en los niños y representa una proporción similar los casos en los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo.

El origen de la diarrea infecciosa pediátrica es vírico en un 70% de los casos. Los rotavirus son una causa menos frecuente en los adultos debido su inmunidad adquirida. El norovirus provoca un 18% de los casos de gastroenteritis.

El norovirus es la causa principal de gastroenteritis adulta en los Estados Unidos, donde es responsable de más del 90% de brotes.

Estas epidemias localizadas se producen generalmente cuando hay grupos de personas que se están un tiempo unas cerca de otras, como es el caso en los cruceros, hospitales o restaurantes.

Los enfermos pueden permanecer infecciosos una vez se les haya pasado la diarrea. El norovirus causa un 10% de los casos infantiles.

Bacterias

Cuando un alimento es contaminado por bacterias y se deja durante unas horas a temperatura ambiente, las bacterias se multiplican y aumentan el riesgo de infección en las personas que se coman el alimento.

Los alimentos que a menudo se asocian a esta enfermedad incluyen la carne poco o nada cocinada, las aves, los mariscos, los huevos, los brotes crudos, la leche y los quesos de pasta blanda sin pasteurizar y los jugos de fruta y verduras.

El cólera es una causa habitual de gastroenteritis en los países en vías de desarrollo, especialmente en África subsahariana y Asia. La transmisión de esta enfermedad suele hacerse mediante agua o alimentos contaminados.

Clostridium difficile, una especie productora de toxinas, es una causa importante de diarrea particularmente común entre las personas de edad avanzada. Los bebés pueden ser portadores de esta bacteria sin desarrollar síntomas.

Es una causa habitual de diarrea en los pacientes hospitalizados ya menudo se asocia al uso de antibióticos. La diarrea infecciosa por estafilococo dorado también puede afectar pacientes que hayan tomado antibióticos. La ​​”diarrea del viajero» suele ser algún tipo de gastroenteritis bacteriana y, en general, es de buen pronóstico.

Puede cronificarse en caso de coincidir con determinadas patologías de base previas.

Los medicamentos antiácidos parecen incrementar el riesgo de infección significativa como consecuencia de la exposición a una serie de organismos, incluyendo Clostridium difficile y varias especies de salmonelas y CAMPILOBACTERIAS.

El riesgo asociado a los inhibidores de la bomba de protones es más alto que el que comportan los antagonistas de los receptores H2, por culpa de la aclorhidria producida por los primeros.

Parásitos

Hay varios protozoos que pueden causar gastroenteritis. Lo más corriente es Giardia lamblia, pero también se han identificado Entamoeba histolytica y especies de Cryptosporidium como agentes causativos. En conjunto, representan un 10% de los casos infantiles.

Giardia es más común en los países en vías de desarrollo, pero provoca gastroenteritis en casi todo el mundo en mayor o menor medida. Es particularmente habitual entre las personas que han viajado a zonas de gran prevalencia, los niños que van a la guardería, los hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres y en las regiones afectadas por calamidades.

La criptosporidiosis, en nuestro entorno, se considera una enfermedad emergente; relacionada con el uso recreativo del agua o la utilización de pañales contaminados.

Transmisión

La gastroenteritis se puede contagiar por el consumo de agua contaminada o cuando varios individuos comparten objetos personales.

En las partes del mundo que tienen estaciones secas y húmeda, la calidad del agua baja bastante durante la estación húmeda, lo que se correlaciona con brotes de gastroenteritis. En cambio, en las regiones que tienen cuatro estaciones, se producen más infecciones durante el invierno. La alimentación de bebés con biberones mal desinfectados es una causa importante de esta enfermedad a nivel global.

Las tasas de transmisión también se asocian a malas prácticas de higiene, especialmente entre los niños, en los hogares con muchos habitantes y la malnutrición. Los adultos que hayan desarrollado tolerancia pueden ser portadores de determinados organismos sin presentar ni signos ni síntomas de enfermedad, lo que los convierte en reservorios naturales.

Algunos agentes (como la Shigella) sólo infectan los primates, mientras que otros (como Giardia) se encuentran en una gran variedad de animales.

Causas no infecciosas

Hay varios factores no infecciosos que provocan inflamación en el aparato digestivo. Las más habituales incluyen medicamentos (como los AINE), alimentos como la lactosa (en los individuos que tienen intolerancia) y el gluten (en los celíacos).

La enfermedad de Crohn también es una causa no infecciosa de gastroenteritis, a menudo grave. Otros casos se producen como consecuencia de la ingestión de toxinas.

La gastroenteritis esosinofílica es una enfermedad rara (unos 400 casos identificados hasta ahora) y de etiología poco clara. Fue descrita por primera vez en 1937 por Rolf Kaijser (cirujano sueco, 1903/80). La hipótesis causal más aceptada es una reacción de hipersensibilidad frente a antígenos alimentarios.

Se caracteriza por la infiltración, difusa o focal, de diferentes partes del tracto gastrointestinal por eosinófilos. Esta infiltración provoca la liberación de sustancias inflamatorias que dañan el tejido de las zonas afectadas. Los criterios de clasificación se basan en la profundidad de las capas histológicas infiltradas (fundamentalmente: serosa, muscular y mucosa, según los patrones establecidos por Klein 1970).

La forma mucosa es la más común (55-58% ), y puede provocar un cuadro de malabsorción. En la afectación de predominio muscular se observa un engrosamiento de la pared gástrica o intestinal que, en ocasiones, conlleva una estenosis u obstrucción intestinal. La forma serosa es infrecuente, y su principal manifestación es la ascitis.

Causas y Síntomas de Gastroenteritis
5 (100%) 1 voto