Amebiasis

Amebiasis es una protozoos provocada por ameba Entamoeba histolytica. El término Amebosis a veces se utiliza incorrectamente para referirse a una infección por otra ameba, pero en rigor debería reservarse para la infección por Entamoeba histolytica.

La infección gastrointestinal puede o no ser sintomática, y puede permanecer latente en una persona infectada durante varios años, se cree que el Amebosis provoca unas 70.000 muertes en el mundo por año. Los síntomas pueden extenderse desde la diarrea suave hasta disentería con sangre y moco en las heces. La Entamoeba histolytica es normalmente un organismo comensal.

Las infecciones severas (conocidas como Amebosis invasiva o fulminante) ocurren en las dos formas esenciales. La invasión del intestino provoca disentería amebiana o colitis amebiana. Si el parásito llega al flujo sanguíneo se puede difundir a todo el cuerpo, frecuentemente va a parar al hígado donde provoca abscesos. Los abscesos de hígado pueden suceder sin desarrollo previo de disentería amebiana. El individuo infectado cuando no presenta ningún síntoma es un portador, capaz de extender el parásito a otros con prácticas higiénicas pobres.

que-es-amebiasis

Transmisión

El Amebosis es normalmente transmitida por la vía fecal-oral, pero también se puede transmitir indirectamente a través de contacto con manos u objetos sucios tanto como por el contacto anal-oral. La infección se extiende a través de ingestión de los quistes del parásito, una estructura semiinactiva y robusta encontrada en las heces.

Cualquier ameba no enquistada, o trofozoíto, muere rápidamente después de dejar el cuerpo pero también puede estar presente en las heces: estas son raramente una fuente de infecciones nuevas. Ya que la ameba se transmite a través de comida contaminada y agua, es a menudo endémica en regiones del mundo con sistemas de saneamiento modernos limitados, incluyendo México, América Central, Asia Meridional, y África.

La disentería amebiana se confunde a menudo con la “diarrea del viajero”; de hecho, la mayoría de diarreas del viajero son de causa bacteriana o vírica.

Amebiasis
Vota este artículo