Tratamiento para la colitis ulcerosa

El tratamiento para la colitis ulcerosa incluye una serie de medicamentos y procedimientos quirúrgicos que sirven para mitigar los síntomas causados por esta enfermedad inflamatoria del intestino. Aún no ha no se ha encontrado ninguna cura definitiva para la colitis ulcerosa, por lo que el éxito de un tratamiento en particular es determinado de acuerdo con su eficacia en el momento de iniciar o mantener la remisión de la enfermedad.

Además de fármacos que tratan directamente la enfermedad, muchos pacientes toman suplementos de minerales y vitaminas para contrarrestar sus efectos negativos, que incluyen la mala absorción de nutrientes, falta de vitaminas y anemia debido a la falta de hierro.

Tratamiento para la colitis
Colitis Ulcerosa

Fármacos como tratamiento para la colitis

Aminosalicilats

Los 5-aminosalicilatos (5-ASA) son medicamentos de estructura química relativamente similar a la de la aspirina que se utilizan en el tratamiento para la colitis ulcerosa.

La mesalamina es la 5-ASA más utilizada para la colitis ulcerosa, aunque muchos estudios han encontrado que la diferencia entre placebo y la mesalamina es pequeño o nulo. Si se toman en cuenta los diferentes tipos de pacientes, parece que la mesalamina tiene un efecto beneficioso pequeño pero real de la enfermedad colonica, cuyo efecto no se produce en pacientes con enfermedad del intestino delgado.

Varios investigadores han observado que la incidencia de cáncer de intestino es menor en personas con colitis ulcerosa que toman mesalamina, aunque no se sabe si esto es debido a un hipotético efecto quimioprotector de la mesalamina o simplemente el hecho de que los pacientes que toman este fármaco generalmente tienen una forma leve de la enfermedad.

La mesalamina y la fármaco es un sulfasalazina del antibiótico sulfapiridina que es transformado por las bacterias intestinales. Aunque algunos médicos consideran el efecto positivo de los antibióticos, el perfil de tolerancia de la sulfasalazina es peor que el de la mesalamina porque tiene más efectos secundarios.

Esteroides

Los esteroides son fármacos particularmente eficaces cuando se trata de inducir una remisión en pacientes con colitis ulcerosa. Sin embargo, su panoplia de efectos secundarios significativos y la dependencia fisiológica de esteroides que se desarrolla durante el tratamiento a largo plazo significa que los médicos tratan de utilizarlos para el menor tiempo posible. Normalmente, usan esteroides para el paciente en remisión y, tan pronto como se ha producido este hecho, cambiar el tratamiento.

La prednisolona y la cortisona han sido dos de los pilares del tratamiento para la colitis ulcerosa desde hace décadas. Sin embargo, su acción sistémica (que afecta a todo el cuerpo) siempre ha sido un problema. Por esta razón, estos esteroides cayeron en un relativo desuso con el desarrollo de los esteroides más acción, como la budesonida. Sin embargo, todavía se utiliza cuando el paciente no reacciona a los esteroides. Si es necesario, pueden administrarse esteroides en forma de enema.

Inmunosupresores

La colitis ulcerosa es un trastorno en el cual sistema inmune del paciente ataca su propio cuerpo. Por esta razón, se usan inmunosupresores en un intento para reducir la intensidad de la respuesta autoinmune. Los más utilizados inmunosupresores en el tratamiento para la colitis son la 6-mercaptopurina y su fármaco, la azatioprina. La comunidad médica aprecia a estos agentes porque son eficaces y ofrecen una alternativa a los esteroides, pero se han asociado a un número de efectos secundarios graves y trastornos potencialmente mortales, como la hepatotoxicidad, cáncer de piel y linfoma T hepatoesplenico.

Anti-TNF-α

El anti-TNF-α son anticuerpos diseñados para bioingenieros que inhiben el factor de necrosis tumoral α y por lo tanto, mitigando la respuesta inmune. Llegaron en el mercado a fines de los 90 y comienzos del 2000, la apertura de un nuevo paradigma de tratamiento para la colitis ulcerosa. La efectividad de los anti-TNF-α en pacientes que responden es muy alta. Estos fármacos, que incluyen a infliximab, adalimumab y natalizumab, entre otros, mejoran la calidad de vida de estos pacientes.

Desafortunadamente, estas fármacos tienen inconvenientes. Por un lado, el precio es muy alto, tanto en términos absolutos y en comparación con otros fármacos para colitis ulcerosa, y los departamentos de salud de algunos países no cubre tratamientos experimentales que son completamente “a considerar”. Por otro lado, muchos pacientes acaban desarrollando anticuerpos contra anti-FNT-α con el paso del tiempo, que disminuye la efectividad o total y hace necesario un cambio de medicación. Por último, el anti-TNF-α también puede tener efectos secundarios graves, principalmente relacionados con su acción potente immunosupresora, que incluyen los efectos secundarios descritos en la sección de inmunosupresores y el riesgo de infecciones potencialmente mortales.

Antibióticos

El metronidazol y la ciprofloxacina son antibióticos que se utilizan para tratar la colitis ulcerosa con afectación o fístula colònica, aunque esta indicación no ha sido aprobada por la administración de alimentos y medicamentos de los Estados Unidos. También se usa para tratar las complicaciones, como abscesos y otras infecciones asociadas con la colitis ulcerosa.

Otras fármacos

Anatabina

La anatabina es un antiinflamatorio que se vende sin receta médica con el nombre “Anatabloc“. No hay ningún estudio revisado por expertos que han probado su eficacia para tratar la colitis ulcerosa, pero existen casos anecdóticos de pacientes que mejoran con este medicamento. Aunque no existe ningún estudio definitivo, científico de estrellas y Rock Creek Pharmaceuticals han llevado a cabo estudios sobre los efectos de Anatabloc en colitis ulcerosa, con unos resultados preliminares positivos en modelos animales.

Citrato de sildenafil

Investigadores del University College de Londres han puesto en duda la conveniencia de reprimir el sistema inmune de los pacientes con la colitis ulcerosa, sugiriendo que el problema podría ser la base de un sistema inmunitario muy débil, no demasiado fuerte. El estudio reveló que las personas con colitis ulcerosa tenían una respuesta anormalmente débil a nuevas infecciones, evidenciado por la falta de flujo sanguíneo a la herida. La respuesta mejoraba si se administraba citrato de sildenafil.

Metotrexato

El metotrexato es un antagonista del folato de antimetabolito que también se utiliza como agente quimioterapeutico. Ayuda a mantener en remisión a los pacientes que han dejado de tomar los corticoesteroides. Aunque su uso es común en otras enfermedades de tipo inmunológico, como artritis reumatoide, en algunos países el metotrexato no ha sido oficialmente aprobado como tratamiento para la colitis ulcerosa. Sin embargo, muchos médicos lo recetan y en algunos pacientes pueden ser tan útiles como medicamentos aprobados para esta enfermedad.

Naltrexona en dosis bajas

La naltrexona es un fármaco que se utiliza para tratar la adicción a opiáceos y alcohol. Sin embargo, en mucha menor dosis, se utiliza en una variedad amplia de dolencias para el que no ha sido explícitamente aprobado. La colitis ulcerosa es una de ellas. La Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Pennsylvania hizo un estudio piloto para evaluar la seguridad y tolerancia del tratamiento con naltrexona a bajas dosis en niños con colitis ulcerosa moderada o severa. Según los investigadores implicados, “el tratamiento con naltrexona parece seguro y poco tóxico en niños con colitis ulcerosa y puede reducir la actividad de la enfermedad”. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el estudio sólo incluyó a 14 pacientes.

Cirugía

Hay varias opciones quirúrgicas para tratar la colitis ulcerosa. A día de hoy, se cree que la cirugía no sirve para curar este trastorno. La mayoría de los doctores ve la cirugía como último recurso, debido a posibles complicaciones post cirugía, pero hay algunos que consideran la cirugía como el tratamiento óptimo para ciertos tipos de colitis ulcerosa.

La resección intestinal consiste en la extracción de la parte o las partes dañadas del intestino y volver a conectar las partes restantes. Tiene la ventaja de la eliminación de las secciones enfermas y así evitar que causen complicaciones en el futuro, pero si se corta una cantidad importante de intestino delgado, el paciente pueden quedar con diarrea, malabsorción o síndrome del intestino corto incluso. Ahora, si es necesario recurrir a la cirugía, esta es la opción preferida.

La hemicolectomia y la colectomia son la versión más radical de la resección intestinal en la que se corta la mitad del colon o el colon entero, respectivamente. Este procedimiento se utiliza para curar a los pacientes de colitis ulcerosa, pero no tiene la misma utilidad en la colitis ulcerosa. En la gran mayoría de los casos, la enfermedad sólo vuelve a manifestarse, a menudo en los márgenes de resección, o cerca de ellos.

La estricturoplàstia es una operación en que ampliar los segmentos de intestino afectado para evitar obstrucciones intestinales, pero sin sacarlos del cuerpo. En el pasado era un tratamiento popular porque, a diferencia de otras opciones quirúrgicas, permite preservar tejido intestinal, pero su uso ha declinado como resultado de los estudios que han vinculado la no remoción del tejido enfermo con la aparición de cáncer de intestino.

Dieta

Se han propuesto muchas dietas diferentes para aliviar los síntomas de la colitis ulcerosa. Son ejemplos las dietas sin gluten, las dietas paleolíticas, las dietas sin hongos o las dietas bajas en azúcares. Sin embargo, lo que funciona en un determinado paciente puede no funcionar en otro. Por este motivo, se aconseja a los enfermos de colitis que se apunten lo que comen cada día, para poder relacionar determinados alimentos con una mejora o un agravamiento de los síntomas y así saber qué alimentos hay que evitar.

Los alimentos ricos en fibra tienen un efecto positivo si el intestino aún se encuentra en buen estado, ya que favorecen el tránsito intestinal, pero si el intestino tiene mucha fibrosis pueden provocar un bloqueo.

Suplementos

Muchos pacientes toman suplementos en forma de comprimidos o inyectables para paliar los diversos tipos de deficiencias que puede provocar la colitis ulcerosa. Tanto el trastorno en sí como el tratamiento quirúrgico de colitis pueden causar malabsorción y, por tanto, falta de vitaminas y oligoelementos.

Las deficiencias asociadas con la colitis ulcerosa incluyen:

  • falta de vitamina A
  • falta de beta-caroteno
  • falta de vitamina D
  • falta de vitamina E
  • falta de vitamina K
  • falta de vitamina C
  • falta de vitamina B1
  • falta de vitamina B2
  • falta de vitamina B3
  • falta de vitamina B12
  • falta de ácido fólico
  • falta de biotina
  • falta de calcio
  • falta de magnesio
  • falta de hierro
  • falta de zinc
  • falta de selenio
  • falta de potasio
  • exceso de cobre

Otros suplementos palian las deficiencias que no son provocadas por la enfermedad en sí, sino por una de sus terapias. Es el caso de los pacientes tratados con metotrexato, que también deben tomar suplementos de ácido fólico para evitar una insuficiencia de esta vitamina.

Medicina alternativa

Más de la mitad de enfermos de colitis han probado terapias complementarias o alternativas, que incluyen dietas especiales, probióticos, aceite de pescado y otros suplementos nutricionales a base de hierbas. Algunos científicos piensan que hay que investigar más estos tratamientos para poder distinguir entre terapias eficaces y «pseudoterapias» que no sirven de nada.

La acupuntura, utilizada tradicionalmente para tratar las enfermedades inflamatorias intestinales en China, se utiliza cada vez más en el mundo occidental. No hay pruebas suficientes para recomendar el uso de esta terapia, aunque hay que llevar a cabo más estudios sobre el tema.

La homeopatía es un tratamiento popular para la colitis ulcerosa en Alemania, aunque ningún estudio clínico no ha demostrado que sea eficaz.

Se ha sugerido que la marihuana podría tener un efecto beneficial sobre la colitis ulcerosa. Dos estudios publicados en 2013 parecieron confirmar esta hipótesis, aunque ninguno de los dos incluyó un número elevado de pacientes.

Tratamiento para la colitis ulcerosa
Vota este artículo