Diverticulitis: Qué es, Síntomas y Tratamiento

Qué es diverticulitis?

La diverticulitis, en medicina, se refiere a la inflamación de los divertículos del intestino. Los divertículos son bolsas que se forman en la parte interna del intestino. Generalmente, se encuentran en el intestino grueso. Este término debe diferenciarse del término diverticulosis. La diverticulosis hace referencia a la presencia de los divertículos en el intestino y la diverticulosis hace referencia a la inflamación y, a menudo, infección de éstos.

diverticulitis

Epidemiología

La diverticulitis incrementa su prevalencia con la edad. Aproximadamente el 50% de las personas diagnosticadas de diverticulitis tienen una edad superior a los 80 años. Esta edad su prevalencia es de un 65%. A 40 años, edad excepcional de aparición de la diverticulitis, su prevalencia es de sólo un 5% de la población.

En cuanto al predominio entre géneros, en edades tempranas el predominio masculino y en edades ya avanzadas es en el femenino. Entre el 15% y el 25% de personas diagnosticadas de diverticulosis desarrollarán diverticulitis a lo largo de la vida.

Etiología

La etiología de las enfermedades diverticulars, dentro de las cuales encontramos la diverticulitis, no están claramente definidas. Se habla de la dieta. Las personas que tienen una dieta pobre en fibra tienen más posibilidades de desencadenar esta patología. La falta de fibra provoca un incremento de la presión de la zona del colon y esto desencadena la formación de las bolsas o sacos con posterior inflamación y, en ocasiones, infección.

Sintomas de diverticulitis

En cuanto a la sintomatología hay que diferenciar entre la diverticulosis y la diverticulitis. En primer lugar, la diverticulosis suele ser asintomática, puede presentar algún cólico esporádico, distensión abdominal, entre otros. Por otra parte, la diverticulitis, la inflamación e infección de los divertículos si lleva asociada una sintomatología.

Los síntomas que puede presentar la persona son: fiebre, escalofríos, náuseas y vómitos, pérdida del apetito, dolor en zona inferior izquierda abdominal, entre otros.

sintomas-diverticulitis

Diagnóstico

El diagnóstico de la diverticulitis se basa en diferentes pruebas y exploraciones de la persona. Primeramente, habrá que mirar la historia clínica de la persona. Así pues, habrá que poner énfasis en antecedentes familiares, anamnesis sobre su dieta, estado de salud, entre otros.

A continuación, se hará una buena exploración física para detectar sintomatología asociada. Para ejemplificar, fiebre, presencia de náuseas y vómitos, dolor en palpación, entre los otros mencionados.

Pruebas de laboratorio

En cuanto a las pruebas de laboratorio se puede llevar a cabo un análisis de sangre para observar la presencia de infección o no mediante el glóbulos blancos como los leucocitos. Además, también se puede hacer un coprocultivo, es decir, analizar las heces, para observar la presencia o no de sangre en heces oculta.

Pruebas complementarias

Otras pruebas que se pueden llevar a cabo para llegar a diagnosticar la diverticulitis son: Tomografía Axial Computerizada (TAC), [7] examen manual del recto y radiografía abdominal. El TAC permite, mediante rayos X, la observación de toda la zona abdominal. [8] El trato rectal permite detectar la presencia de sangre o el dolor en tacto. Finalmente, la radiografía abdominal nos permitirá observar, mediante la introducción de un líquido llamado Bari, la presencia de divertículos y su inflamación.

Tratamiento de la diverticulitis

El tratamiento de la diverticulitis se basa en la sintomatología y en la gravedad de la diverticulitis. Dentro del propio tratamiento pueden distinguir el farmacológico y el no farmacológico.

Tratamiento no farmacológico

Esta vertiente del tratamiento tiene el objetivo de controlar la sintomatología mediante actividades no farmacológicas. Para ejemplificar, para controlar el dolor se recomienda respondido a la cama y la utilización de algún cojín térmico para aplicar en la zona dolorida. En cuanto a las náuseas y los vómitos habrá para una dieta progresiva iniciando tolerancia de líquidos durante 2-3 días según cada caso.

Hay toda una serie de alimentos que pueden empeorar la sintomatología. Este se deben evitar durante todo el proceso de la enfermedad y, posteriormente, una vez erradicada la infección hay que incrementar el consumo de fibra. Los alimentos que se deben evitar son: maíz, guisantes, habichuelas, nueces, frutos secos, tomates, fresas, cáscara de frutas y verduras, entre otros.

Tratamiento farmacológico

El tratamiento farmacológico puede abrazar analgésicos y antibióticos para tratar el dolor y la infección. Algunos estudios han demostrado científicamente que la amoxicilina-clavulánico oral o endovenoso es efectivo en el tratamiento de la diverticulitis aguda no complicada. Este antibiótico es efectivo y seguro.

Otros antibióticos que también se pueden utilizar en la diverticulitis son los de la tabla inferior.

tratamiento-diverticulitis

Factores de riesgo

Hay toda una serie de factores que pueden incrementar el riesgo de desencadenar diverticulitis. Estos son: ingesta excesiva de carne roja y dietas pobres en fibra. Una dieta pobre en fibra puede favorecer la aparición del estreñimiento y, en consecuencia, incrementar la presión del intestino. Esta presión puede desencadenar la inflamación de los divertículos.

Complicaciones

Como en toda patología, si no se realiza un buen diagnóstico y un inicio del tratamiento adecuado pueden aparecer complicaciones. En la diverticulitis las posibles complicaciones son: absceso de la zona por acumulación de pus, estenosis del colon, perforación del colon y formación de una fístula, es decir, conexión entre dos cavidades.

Diverticulitis: Qué es, Síntomas y Tratamiento
5 (100%) 2 votos