Alergias

La alergia es una respuesta exagerada del organismo, de tipo inmunológico, que se produce tras la entrada de una sustancia extraña (alérgeno) en una persona predispuesta.Todos estamos en relación con multitud de sustancias y, sin embargo, la mayoría de nosotros convivimos con ellas sin problemas: podemos comer de todo, recibir tratamientos con antibióticos, estar en contacto con animales o productos químicos y no nos pasa nada porque nuestro organismo las tolera perfectamente. Pero hay algunas personas con una gran predisposición genética (atopia) que reaccionan de una forma diferente. Aunque la atopia afecta a entre el 30% y el 50% de los niños, no siempre da síntomas.Porque alguien tenga una reacción alérgica es necesario que un tiempo antes su cuerpo haya fabricado un anticuerpo del tipo IgE que reaccione con esta sustancia llamada alérgeno, que es inofensiva para la mayoría de las personas. El sistema inmunitario de un alérgico trata esta sustancia como un agresor y la rechaza provocando trastornos y síntomas evidentes. Las manifestaciones de la alergia dependerán de la parte del cuerpo humano que reaccione: por eso las alergias son tan variadas. Si la parte afectada es el aparato digestivo, los síntomas pueden ser picor en la boca, diarreas o dolor abdominal. Si afecta a los ojos, conjuntivitis (enrojecimiento y picor); o, si afecta a la piel, pueden aparecer urticarias (habas y picor) o eczemas. En caso de que la zona afectada sea la nariz, podrá aparecer rinitis (picor y secreción de moco); y, si afecta el pulmón, crisis asmáticas (obstrucción de los bronquios).Entre las alergias más comunes encontramos los alergenos transportados por el aire que respiramos, como, por ejemplo, el polen, las esporas del moho, los ácaros del polvo y el pelo de los animales. Las alergias pueden ser estacionales, como el polen o en ciertas mohos, o perennes (todo el año), como la alergia a los ácaros del polvo. También varían según las zonas geográficas. Entre los alimentos comunes que pueden causar alergias incluyen la leche de vaca, la soja, el huevo, el trigo, los mariscos y los frutos secos. También se producen alergias a medicamentos como antibióticos, aspirina, a picaduras de insectos, mordeduras de animales, o alergias de la piel en ponerse en contacto con cosméticos, productos de limpieza, látex y otros. Se cree que las enfermedades alérgicas irán en aumento por la contaminación, el mayor contacto con animales, productos químicos y cambios en el estilo de vida de nuestra sociedad.Las alergias son para toda la vida, pero es posible mejorar sus síntomas de diversas formas. Uno de los medios más eficaces es reducir o eliminar la exposición a alergenos. Si esto no es posible, como en la alergia a los ácaros, hay muchos medicamentos eficaces para combatir las alergias. En los casos graves el alergólogo es el especialista que recomendará tratamientos más específicos, como las vacunas (inmunoterapia).