cremas-reductoras-grasa

Cuando hablamos de adelgazar, hablamos de un objetivo, de un ideal de una meta que queremos alcanzar, sacar el máximo provecho a nuestro aspecto físico para vernos bien frente al espejo. Para lograrlo, hay infinidad de herramientas con las que podemos contar, desde una simple crema reductora, a una liposucción

En este artículo, vamos a detallar algunas de las posibilidades para lograr que nuestra belleza esté siempre al alza.

La mayoría de personas, no contemplan la cirugía estética como una opción a priori, por lo que este artículo irá enfocado a conocer todas las alternativas que existen a la cirugía, que son muchas. Especialmente si nuestro objetivo es adelgazar o atacar los signos de la edad en nuestro rostro.

¿Son las cremas reductoras una alternativa a la cirugía convencional?

Cuando hablamos de cirugías que busquen reducir el volumen de grasa localizada, por ejemplo en el abdomen, cintura o piernas, siempre hablaremos de la liposucción o la lipoescultura. El lipoláser es otra opción más moderna.

Estas alternativas, nos obligan a pasar por el quirófano y por lo tanto, mucha gente las descarta. Lógicamente la anestesia es un riesgo, y además puede haber más complicaciones. Para casos más extremos, nosotros lo recomendamos, pero si solo tienes un ligero michelín, existen alternativas.

Las cremas reductoras son una alternativa más natural, y menos agresiva. Nos ofrecen la seguridad de que no corremos riesgos, y los resultados pueden ser muy buenos, pero para ello, debemos seguir unos consejos que os dejamos a continuación:

  • Las cremas reductoras que utilicemos, deben ser de calidad, especialmente de una composición natural, enfocada a eliminar la grasa localizada.
  • Hemos de aplicar el producto correctamente, de nada sirve echar mucha cantidad de crema, eso no se va a traducir en unos mejores resultados. Más crema, nunca significa adelgazar más.
  • El tratamiento se basa en la constancia, la misma que necesitamos para cuidar nuestra alimentación, evitar alimentos grasos y demasiado azucarados. Estos no ayudarán en absoluto a nuestro objetivo de reducir la grasa localizada.
  • Sin ejercicio, los resultados se harán esperar y serán menos notables. Acompañar una dieta y estos productos de calidad con deporte y unos hábitos de vida saludable es fundamental. Empieza por subir las escaleras, y anímate a empezar a correr o montar en bici! Las cremas reductoras llevan un gran principio activo, pero tu voluntad siempre es necesaria.

Lógicamente, cada persona debe adecuar su ritmo de vida en base a las posibilidades a los puntos anteriores, porque de nada sirve empezar muy fuerte, si no somos constantes. Nuestro cuerpo nos lo agradecerá y además de adelgazar, veremos como también conseguimos sentirnos mucho mejor por dentro.

Conclusiones de las cremas reductoras:

Como resumen, de las cremas reductoras podemos obtener grandes resultados, que lógicamente serán visibles si ayudamos con un poquito de voluntad y buenos hábitos.

Es importante que sepamos que los milagros no existen, pero que la ciencia ha avanzado notablemente y podemos lograr reducir ese michelín rebelde con la ayuda de una buena crema reductora.

Además, para aquellas personas que no tengan los medios económicos para una intervención quirúrgica, encuentran una posibilidad infinitamente más económica que una cirugía en las cremas reductoras.

Así que ya sabes! Anímate, prueba una buena crema, y déjanos tu opinión para que podamos aprender más entre todos!

Cremas reductoras de grasa, funcionan?
Vota este artículo